Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Nos embaucan y, tan felices y contentos

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 25 de julio de 2009, 08:37 h (CET)
Es conveniente que, de tanto en tanto, como un ejercicio de sana investigación y, para confirmar que no anduvimos tan equivocados en nuestras predicciones respecto a lo que podíamos esperar de este gobierno socialista, que preside el señor Rodríguez Zapatero; intentemos apartar el grano de la paja, procuremos desbrozar los caminos de la información de la cizaña demagógica con la que quieren camuflar la realidad y busquemos, con la misma paciencia con la que el anciano Diógenes de Sinope, el cínico, se paseaba por las calles de Atenas con una linterna encendida, en busca algo casi imposible de conseguir, encontrar entre su ciudadanía a un “hombre honesto”; e indaguemos lo que se llevan entre manos quienes tienen la responsabilidad de gobernarnos. No es preciso gozar de una memoria privilegiada para acordarse de cuando, el señor ZP, afirmaba, con el énfasis que es capaz de imprimir a sus sincopadas frases, que nunca iba a interferir entre la patronal y los sindicatos; declarando que el Ejecutivo no dictaría leyes laborales más que con el consentimiento y la aprobación de ambas partes. Ahora ya se ha desdicho amenazando a los empresarios con “crujirlos” con una legislación laboral que acabe con ellos. Claro que nuestro Presidente nos tiene acostumbrado a sus frases lapidarias y ya somos muchos los que ponemos un añadido a las promesas, ofrecimientos y rectificaciones de ZP, que consiste en ponerles una coletilla del siguiente tenor: “ siempre que le convenga al PSOE y no ponga en peligro sus posibilidades electorales”; ya que, en caso contrario, como ha sucedido con la Ley de Dependencia o con la promesa de “pleno empleo” para el año 2009 o no han sido capaces de cumplirla por falta de medios o ha quedado en agua de borrajas, cuando hemos llegado a la fatídica cifra de 4.137.500 parados contabilizados, según la EPA (Encuesta de Población Activa).

Después de más de un año del, mal llamado, diálogo social entre UGT y CC.OO y la patronal CEOE, sin que lograran acuerdo alguno; una vez que el señor Corbacho decidió “aportar” su colaboración para intentar poner acuerdo entre las partes y cuando, finalmente, en el colmo de la desesperación, se incluyó el propio ZP, convencido de que sería capaz de poner firmes a los empresario; el resultado, hasta hoy, haya sido un fracaso absoluto por evidente falta de realismo en los sindicatos, que siguen en sus teorías decimonónicas de lo que son las relaciones laborales y del propio Gobierno socialista que, en lugar de equilibrar la situación, buscando una salida moderna y realista al contencioso, se ha dedicado a alinearse descaradamente con los sindicatos enfrentándose, sin el menor disimulo, a los empresarios no dudando en utilizar sus consabidos ardides para tergiversar los hechos y intentar darles la culpa del fracaso de las negociaciones cuando, y esto es evidente para cualquier persona que tenga una idea de lo que realmente entorpece a nuestras empresas ser competitivas con el resto de las europeas; la baja productividad, el absentismo, el número excesivo de fiestas laborales en comparación con el resto de naciones de nuestro entorno (no hablemos ya de las economías emergentes de Asia, como China y la India); la deficiente formación de la mano de obra; el abuso de las huelgas y la constante búsqueda por parte de obreros y sindicatos de asegurarse un salario fijo excesivo y procurando la minimización de los complementos o primas relacionados con la productividad de la persona en su trabajo., sabemos que son el cáncer que nos impide prosperar.

Erróneamente, tanto Corbacho como Zapatero, han querido dar la sensación de que los empresarios buscaban el despido libre y que querían escatimar las compensaciones por despido (cuando el E, del T. fija 45 días por año de servicio y muchas empresas ya, de motu propio llegan a ofrecer más de cincuenta) Lo que se queda en el saco, lo que se omite, es que si no han cumplido con su promesa de facilitar créditos a empresas en apuros; si lo que se pronosticó por el mismo Gobierno como “una crisis suave y transitoria” resulta que ya vamos por el segundo año, sin visos de amainar hasta finales del 2010, y esto para los más optimistas; si los trabajadores continúan cobrando sus salarios íntegros, a pesar de estar con inflación negativa y la actividad industrial va cayendo mes a mes hasta registrar caídas de más del 30% respecto al anterior ejercicio; es posible que debamos preguntarnos: ¿ debe hacerse caso a los sindicatos, monolíticos e inflexibles, que pretenden ignorar la realidad, para instalarse en su encastillamiento de intentar conservar, como en épocas de prosperidad, todas las prebendas para sus pupilos; cuando tenemos más de 4.000.000 de obreros parados? ¿No entienden que es mejor una mayor flexibilidad a cambio de un contrato fijo, para ayudar a la empresa a mejorar su competitividad y conseguir pedidos con los que poder mantener una plantilla más reducida; antes que obligarla a cerrar, con el despido de todos sus trabajadores?

Si el pleno empleo prometido a principios de este año por Zapatero, según la encuesta de la EPA, se ha convertido en 4.137.500 de parados –el señor Corbacho nos pretendió hacer creer, apenas hace un mes, que el número de desocupados nada más era de 3.690.361 olvidándose de mencionar a los Trabajadores Eventuales Agrícolas Subsidiados (297.294 personas); los desempleados que acuden a cursillos, como si por ello no continuasen en el paro; las listas de demandantes de empleo que buscan trabajos especiales (194.711 personas); para intentar engañarnos respecto a la magnitud de este fenómeno –, es posible que tengamos derecho a que se nos de una explicación cuando, a mayor abudamiento, la Comisión Europea sigue manteniendo que, en España, tenemos 4’4 millones de parados con una tasa de paro del 18’7%.

Sin embargo, el Ejecutivo está empeñado en que en España no pasa nada y que todo escampará a la primera de cambio por lo que su empeño es evitar que se hable de ello, para lo cual ha puesto toda la carne en el asador en lanzar leyes, como la del aborto libre, o dedicarse a espiar a miembros del PP para lanzar contra ellos a todos los medios de comunicación de que dispone. No deben dejarse embaucar por ello porque, tal y como vengo comentando desde hace año y medio, las necesidades del Gobierno de financiarse, según recientes informaciones, le ha hecho meter mano hasta en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, aquel que estableció el gobierno de Aznar para que sirviera de garantía para el pago de las pensiones; para comprar deuda española (esta que ya está en el punto de mira de las agencias de calificación como Satandart&Poor’s o Moody’s, que han reducido su rating de confianza) que, si bien da algo más de interés, sin embargo, no tiene la garantía y la seguridad de la deuda alemana, por ejemplo. O sea, a costa de poner en peligro las pensiones de jubilados y enfermos, el Gobierno usa el dinero para financiar la Alianza de Civilizaciones, o regala 500 millones a Marruecos o aumenta la financiación de la comunidad catalana, como si tuviera patente de corso para gastarse el dinero que pagamos con nuestros impuestos los españoles. Nos engañaron hace un año, nos han engañado hace apenas un par de meses y nos continúan engañando ahora, confiando en que los ciudadanos españoles sigan tragando sapos hasta que lleguen las próximas legislativas y los vuelvan a reelegir. ¡Y puede que seamos tan lilas que volvamos a tropezar con la misma piedra! Lo tendremos merecido.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris