Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Cráter en el refinamiento

Kathleen Parker
Kathleen Parker
viernes, 24 de julio de 2009, 04:30 h (CET)
Los que siguieran las vistas de confirmación al Tribunal Supremo de Sonia Sotomayor fueron testigos de un fenómeno familiar a estas alturas. Las mujeres son tratadas de forma diferente en tales audiencias que los hombres.

Salta a la vista: Las preguntas planteadas a Sotomayor versaron sobre su temperamento -¿es una matona?- no se plantearían a un hombre de credenciales parecidas.

El temperamento judicial es por supuesto un motivo legítimo de preocupación. Pero al contemplar a Sotomayor respondiendo preguntas acerca de su humor lanzadas por un Comité Judicial del Senado totalmente masculino, no se podía evitar preguntarse si algunos de estos tipos superarían un escrutinio similar si una estancia llena de mujeres apuntara a su... entereza.

Evidentemente, estamos hablando de los amigos Republicanos. Los Demócratas estaban prácticamente viéndolas venir mientras servían preguntas sin importancia en bandeja a la candidata.

Es difícil imaginar en qué estaban pensando los Republicanos. Es una conclusión casi universal que Sotomayor va a ser confirmada. Atacar su personalidad esencialmente es, como mínimo, una mala estrategia política. La primera latina en llegar a la instancia judicial más elevada con una trayectoria de logros con la que pocos pueden rivalizar no es la mejor persona con la que practicar el tiro al blanco cuando los votantes hispanos son la puerta a un futuro político.

Los Senadores también castigaron a Sotomayor a cuenta de su identificación étnica y de si podría dictar sentencia con justicia o no sin la influencia impropia de su sexo o de sus preferencias políticas. (BEG ITAL)Espere, déjeme adivivinar, vosotros sois varones blancos(END ITAL) ¿Hemos de deducir que los varones de ascendencia europea nunca se ven indebidamente influenciados por su propia etnia, sexo o preferencias políticas? ¿Puede alguien decir esto en voz alta sin sonrojarse?

Cuando tu partido parece una convención de fabricantes de pan en temporada de gripe, elegir la identidad étnica y el sexo parece una forma nada brillante de proceder. Aún así, estos mismos caballeros no entienden cómo podría haber expresado Sotomayor la idea de que, como latina, puede ser capaz de tomar una decisión más inteligente que un varón blanco.

La explicación de Sotomayor acerca de sus desafortunados comentarios, distorsionados en su importancia a través de una repetición incesante, pareció lo bastante razonable. Estaba intentando inspirar a su audiencia compuesta principalmente de mujeres de minorías. Cualquiera que haya pronunciado cientos de discursos -- incluso docenas -- termina diciendo algo que va a lamentar.

Pero unos cuantos comentarios al azar sacados del contexto del momento y el lugar, por no hablar del de la audiencia, son una prueba desestimada por un juez justo al evaluar el carácter y la trayectoria de otro.

Más problemáticas fueron las preguntas basadas en rumores anónimos acerca de la personalidad de Sotomayor en el estrado. He aquí lo que las mujeres escuchan cuando un hombre pregunta a una candidata por su temperamento: "¿De verdad eres la zorra que todo el mundo dice que eres?"

Los hombres pueden ser temperamentales y aun así es estupendo; las mujeres son simplemente imposibles de entender. ¿Por qué? Mientras Sotomayor reflexiona parte de los profundos pensamientos sugeridos por los que la interrogaron, quizá esos mismos sabios blancos puedan reflexionar algo esa pregunta.

A pesar de que lo neguemos, todo el lote de un individuo que está siendo auditado para ocupar cualquier puesto -- desde cajera del supermercado a magistrado del Supremo -- incluye la apariencia, la personalidad y el atractivo así como las cualificaciones, el carácter y su inteligencia. Es nuestra naturaleza.

Lo que explica en parte el motivo de que esos mismos varones Republicanos que no pueden aceptar a Sotomayor aún se enfrenten a cuenta de la última elección a la vicepresidencia que hizo su partido. Extrapole como le convenga -- con su riesgo.

No dudo de que los Republicanos estén sinceramente preocupados por las opiniones de Sotomayor en asuntos tales como tener un arma, el derecho al aborto, el poder ejecutivo o las competencias del estado -- asuntos centrales que nos dividen. A ese fin, las consideraciones de las afinidades de Sotomayor, los veredictos y los comentarios en público son todas válidas

Pero cebarse en ella por su identidad étnica y temperamento destruye el refinamiento del que les gusta presumir a los Republicanos y traiciona un vacío intuitivo que sugiere, me atrevería a decir, una ausencia de empatía.

Digo esto con decepción (soy parcial en detrimento de los hombres) y sí, con preocupación. Me decepciona que los hombres jueguen el as en la manga, por inferencia, cuando no explícitamente. Me preocupa que el Partido Demócrata pueda no tener adversarios dignos en los próximos años que nos salven de la tiranía del gobierno monopartidista mantenido.

Si es confirmada, Sotomayor se pondrá pronto la toga que tienen todos los demás, y pocos recordarán el motivo del escándalo. Algo acerca de una latina sabia. ¿Hizo la vista gorda?

Pero aquellos que eligieron las batallas equivocadas durante su confirmación, recordando a los estadounidenses que son indiferentes a sus propios prejuicios y posturas, podrían encontrarse cada vez más aislados dentro del partido.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris