Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Colgar niños del mayor

Ángel Ruiz Cediel
Redacción
jueves, 23 de julio de 2009, 04:52 h (CET)
Para mí que el timonel de esta nave está ausente o que no tiene ni idea de mapear. Ni él, ni el resto de la tripulación encargada del gobierno. Ahora, algun@s incompetentes pretenden ponerse el salvavidas mientras cuelgan niños del mayor. ¡Menuda singladura nos espera con esta marinería, Virgen Santa!

Se han cometido algunas violaciones atroces de dos niñas por otros niños más o menos de su edad, pero no tengo tan claro que los responsables sean los niños que las han perpetrado, entre otras cosas porque de lo que se ve, se aprende, y no hay más que echar una miradita alrededor, ya sea en medios, programas televisivos, videojuegos e incluso en Internet, para comprender que si ellos son culpables, también lo son quienes legislaron las atrocidades ahora legales como penalizar dar un cachete al nene que se desmadra o que son mayores de edad (sexual) a los trece años, y quienes adempero no impiden, pudiendo hacerlo, que Internet sea la sentina repugnante que es, que l@s put@s se hayan convertido en modelos sociales a ser imitados por las nuevas generaciones (y las otras) y que desde la Literatura a los negocios sea esta España de mis pecados un charco infecto de corrupción y chanchulleos, al mismo tiempo que se ningunea la calidad, la clase, el conocimiento, la responsabilidad y el esfuerzo.

Como a los trece años son mayores de edad sexual, es de esperarse que se aplique este criterio a la hora de enjuiciar a esos chicuelos que no han hecho sino imitar las conductas de algunos de sus mayores elevados a héroes cinematográficos, de la canción o televisivos, pero sería muy de desear que en esa cuerda de presos vayan también las ministras que han favorecido que puedan desmandarse los chavales porque a los padres les han atado las manos, y, a los que se han pasado de esa raya, la impúdica Justicia española ha caído sobre ellos como una vampira seviciosa.

Da un poco de asco, la verdad, la cosa ridícula y sombría en que está dando España. A los chavales no hay nada que les impida tener acceso a esa Internet llena de pedófilos, páginas atroces y degeneradamente pornográficas, incluso a otras en las que uno se puede bajar un manual de terrorista en la que se le enseña cómo fabricar artefactos explosivos o hasta producir bombas termita o gases tóxicos; a los chavales no se les puede corregir más allá de un regaño con moralina; a los chavales no se les puede suspender si no saben; pero a los chavales se les puede comprar videojuegos en los que se queman mendigos, se violan mujeres, se maltrata o se pelea gratuitamente, a la par que a los chavales no se les puede dar un solo ejemplo constructivo más allá de esa farándula de golfos apandados y de vividores del escándalo que asolan nuestras pantallas y medios sociales.

Tal vez sean responsables esos chicos andaluces del delito que se les imputa, pero no están solos en él, ni mucho menos. Les acompañan estas autoridades desorientadas que nos gobiernan, estos noñ@s a quienes se les ha dado gratuitamente y sin título acádemico más poder del que pueden abarcar sus meninges, y todos estos necios que prefieren que no nazcan los chavales antes de tener una responsabilidad digna para con ellos. Colguemos del palo mayor a estos chavales si hay que colgarlos, pero que les acompañen en su tétrico zarandeo los ministros correspondientes, y, por supuesto, el Presidente y Su Majestad por consentir este desmadre. Nada hay más terrible que corromper a la infancia, y aquí se la está corrompiendo impunemente... desde el poder.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris