Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Oscura infancia, tenebrosa humanidad

Mario López
Mario López
jueves, 23 de julio de 2009, 04:47 h (CET)
“El que hoy viola a una niña mañana matará a su mujer”. Esta afirmación la acabo de leer escrita en El Periódico de Catalunya. Incendiaria, alarmista y absolutamente ajena a todo conocimiento científico. Pero se publica en el convencimiento de que gozará de la mayor aceptación de los lectores ¿Es que ya nadie se acuerda de cuando jugábamos a los médicos? ¿Cuántas veces aquel inocente juego, preludio de nuestra futura condena conyugal, no acababa en una violación más o menos consentida?

No sé si nuestros sexólogos lo tienen inventariado. Lo que sí recuerdo es un libro gigantesco que tenía una amiga mía psicóloga, allá por los años setenta del pasado siglo, en el que se recogían infinidad de casos. Muchísimos de esos precoces violadores hoy son honestísimos padres de familia y sobre esos primeros escarceos sexuales no se ha hecho otra cosa que correr un tupido velo. Casi nadie le da importancia a los episodios más escabrosos que le han tocado vivir durante su inquietante viaje por la infancia. El ser humano tiene un lado muy tenebroso. Es algo que para el conjunto de las especies vivas es evidente –no en balde ocupamos el primer lugar en la cadena depredadora- pero a nosotros siempre se nos aparece como de sorpresa. Jamás nos dejará de sorprender nuestra propia bestialidad. Y eso que no paramos de demostrarla. Pero esa especie de complaciente ceguera sorpresiva es consuetudinaria al ser humano. La infancia, lejos de caracterizarse por la luminosidad, es la época más oscura del ser humano y alcanza el cenit de sus tinieblas en la pubertad. Recuerdo un relato, ahora no sé muy bien si escrito por Arthur C. Clarke o H. G. Welles, que trata del nacimiento de la conciencia en una red informática semejante a Internet. La red, súbitamente, empieza a pensar por sí misma. Cuando uno empieza a pensar por sí mismo, a lo primero, lo que hace es cometer una sucesión de dislates. En el caso de la red del relato, provoca una cadena de catástrofes, desde los aeropuertos hasta los hospitales, que a punto está de acabar con nuestra civilización. Lamentablemente, no creo que se llegue a dar el caso en nuestro planeta, pero a pequeña escala, en nuestras mentes pueriles sucede casi de continuo. Cada cierto tiempo el ser humano descubre que la única receta que sirve para conjurar todos sus males es la cárcel. Cada cierto tiempo, después de superar un ciclo de deshago moral, decide judicializarlo todo. Ocurrió en el pasado, ocurre en el presente y volverá a ocurrir en el futuro. Somos así. Ahora, desde el dopaje de los ciclistas, hasta la violación entre menores, pasando por los regalos de los políticos, todo se resuelve en los juzgados y se clama por un endurecimiento progresivo del código penal. Pero nos equivocamos lamentablemente. Los niños seguirán jugando a los médicos –con mayor o menor violencia, según el natural de cada cual-, los políticos seguirán prevaricando –con menor o mayor gentileza- y los ciclistas seguirán dopándose, según sus capacidades. Y nosotros seguiremos clamando. Sólo nos aplacará los ánimos un puestazo o un sueldazo.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris