Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La caña cascada

Piedad Sánchez de la Fuente
Redacción
martes, 21 de julio de 2009, 05:34 h (CET)
Ante la nueva encíclica de SS. Benedicto XVI el mundo se ha quedado como en suspenso y dándose cuenta de que no podemos seguir viviendo como lo hacemos.

La humanidad toda; unos más y otros menos ha captado que este documento no es solamente una encíclica social que es eso y mucho más. El escrito del Santo Padre profundiza de tal manera que va al corazón de los problemas y nos dice que el núcleo del desarrollo no son las estructuras ni los sistemas políticos, ni siquiera la ayuda humanitaria, el núcleo es el hombre como sujeto del amor y la verdad, apoyado en Cristo que es ese amor y esa verdad además de la vida.

La humanidad es una caña cascada, una mecha humeante que lleva en sí misma toda clase de miserias, de dolencias y tragedias y a la vez intuye que si se pone en marcha de la forma que nos pide Benedicto XVI, no será quebrada ni apagada y podrá volver a brillar con la luz de la verdad radiante y clara con Cristo como faro iluminador.

Nos dice el Papa que sin la verdad la caridad es mero sentimentalismo, por eso hay que buscar la verdad y aplicarla al amor que sentimos por el que sufre, por el que está falto de justicia, pero aplicar la verdad es buscarla con afán sin subjetivismos. Buscamos la verdad “no mi verdad” la verdad está en Dios y hay que buscar a Dios con esas dos alas del alma como decía Juan Pablo II y que son la fe y la razón. Cuando el amor y el bien se quieren vivir en una cultura relativista y sin verdad o con una verdad subjetiva se convierte en fresa fácil para la distorsión y acaba por significar lo contrario haciendo de lo perverso lo bueno.

Dice el Papa: “todos los hombres perciben el impulso de amar de manera auténtica y verdadera porque esa es la vocación que ha puesto en cada ser humano” y continúa diciendo: “que primero pensemos en la justicia pues no se puede dar de lo nuestro sin haber dado lo que le corresponde por derecho”. Amar de verdad es ser primero justos.

Hay que leer esta encíclica que está basada en la Doctrina Social de la Iglesia y sobre todo en la Populorum progressio de Pablo VI nos ayudará a comprender todos los problemas que vive el mundo porque va a la raíz de ellos y porque nos explica por qué a pesar de tanto desarrollo y tanta globalización los hombres estamos cada día más cerca, pero a la vez nos sentimos menos hermanos unos de otros. Este es el momento y no pensemos en grandes hazañas. Cada uno en su ambiente sencillo o complicado con más o menos medios o cultura todos podemos empezar mirando a Dios y después a los que nos rodean y con la verdad a hacer justicia y amar sinceramente.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris