Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Con este Gobierno y esta Oposición, pocas esperanzas nos quedan

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 21 de julio de 2009, 05:06 h (CET)
Todos, en muchas ocasiones, hemos oído la expresión “La casa de tócame Roque” y, en líneas generales tenemos una idea bastante clara de lo que significa, pero si queremos ser precisos y acudir al instrumento más creíble de nuestra lengua, el DRAE, veremos que su interpretación más ajustada es «Aquella en que vive mucha gente y hay mala dirección y el consiguiente desorden». No se me ocurre expresión más adecuada para definir la actual situación política de nuestra nación y la paupérrima impresión que los españoles, en general, tenemos de la forma de comportarse, la eficacia y la capacidad de todos aquellos que, en mala hora, tuvimos la idea de elegir para ocupar los escaños parlamentarios, fiados, en el colmo de la estupidez, en que serían capaces de llevar las riendas de la nación, si no con la perfección que debieran, al menos con una aceptable y moderada destreza y algo de pericia, con lo que nos hubiéramos podido dar con un canto en los dientes visto el resultado nefasto y verdaderamente ruinoso al que nos han conducido sus intrigas, manipulaciones, medias traiciones y traiciones completas, decisiones equivocadas y abusos de poder, con los que han conseguido llevarnos a los españoles a un estado tal de pasmo y desesperanza que ya vemos imposible que, esta España que conocimos de hace unos pocos años, nunca vuelva a ser la misma.

Y es que, mientras el señor Zapatero con una inconsciencia rayana en culpabilidad, se ufana en este pacto con Catalunya que, contrariamente a lo que la lógica pudiera recomendar, ha sido elevado por el método inductivo del científico Bacon a la categoría de principio universal digno de ser aplicado al resto de las autonomías españolas, cuadre o no cuadre. Resulta algo difícil de digerir escuchar al señor ZP hablar de coherencia territorial y de haber creado el “verdadero” estado de las autonomías como si todos los años que llevamos padeciéndolas no contaran y ahora, este redivivo porofesor Franz de Copenhague, se las hubiera inventado en un rapto de ciencia infusa. Yo creo que sería recomendable que se leyera de nuevo la Constitución que nos dieron los llamados padres de la Carta Magna, para que se de cuenta de que lo que, precisamente, ha conseguido él y los catalanes que lo han llevado al huerto, con el famoso Estatut; no han hecho otra cosa que olvidarse de su articulado y hacerle a España la traición más grande a la que se la pudiera someter. ¿Dónde tenemos la igualdad entre todos los españoles? Y ¿qué hay de la solidaridad entre todas las regiones de España? o ¿qué nos dice del hecho de que, regiones como Madrid, reciban un tercio de lo que se le ha dado a Catalunya? Y no me salgan con gráficos, valoraciones raras o estudios amañados, porque lo que queremos los españoles es ver claro y sin artificios que camuflen la realidad, que los 11.000 millones de euros que van a salir de nuestros bolsillos, por medio del aumento de impuestos, van a ser destinados a remediar la pobreza en los lugares en que la hay, dar trabajo a familias que lo necesitan y construir infraestructuras en aquellos rincones de este país donde sean urgentes y necesarios para reactivar sus economías o fomentar su industria.

Por mucho que los catalanes acudan a su habitual victimismo, por mucho que pretendan que contribuyen más que los otros a las arcas del Estado y por mucho que nos digan que sin las ayudas no pueden subsistir; no hay quien se lo pueda tragar cuando, al mismo tiempo que se quejan de falta de ayuda del Estado, los ciudadanos catalanes tenemos que observar como el señor Carot Rovira no para de abrir lo que él denomina como “embajadas” cuando, a lo máximo, se le debiera permitir calificarlas de oficinas de información o de negocios, ya que ninguno de los funcionarios asignados a ellas, y les puedo asegurar que ya pasan de 50 las que se han abierto, tiene la menor relación con el estamento diplomático y sí, mucho que ver con la endogamia de los partidos nacionalistas, de donde parece ser que se ha escogido a aquellos que más parentesco y amistad tenían con los peces gordos (de estos que son de izquierdas y separatistas pero que, gracias a la bicocas de que disfrutan, se están convirtiendo en opulentos plutócratas); para ocupar los cargos de aquellas embajadas, una de las cuales está emplazada en el mismo Rockefeller Center de New York. Por si tuvieran curiosidad por saber lo que cobran de dietas cada mes, les diré que se habla de que pueden llegar a percibir, cada uno de los funcionarios, la nada despreciable cifra de hasta 12.000 euros en concepto de dietas y, por gastos de transporte, otra partida mensual que puede alcanzar los 9000 euros por persona. Ya no quiero ya hablar de los emolumentos de un tal Andrew, no estoy muy seguro de ese sea su nombre, que se dice que puede llegar a cobrar 88.000 euros anuales ( 14.600.000 de las antiguas pesetas).

Pero lo que acaba de hacer rebosar el vaso de nuestra paciencia es ver que, partidos del calibre del PP, se han plegado vergonzosamente a la trampa gubernamental permitiendo que se implantara en España un anticipo de lo que va a ser el Estatut, antes incluso, de que su legalidad haya sido avalada por el TC. Por si fuera poco, dando una muestra de la falta de democracia existente hoy en día en el partido del señor Rajoy, se ha puesto en la picota, una vez más, a la única persona que ha mantenido en alto el espíritu del partido desde que el señor Aznar dejó la presidencia del gobierno. ¿Qué tipo de fariseismo es el que hay en este remedo de lo que fue el PP cuando no se permite a uno de sus miembros más destacado exponer libremente su opinión? Opinión que, por otra parte coincide con la de una gran mayoría de los que antes formábamos parte de aquella formación. Que la señor Aguirre diga, a las claras, que ella no hubiera aceptado la propuesta de financiación que se presentó en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en la que, el señor Rajoy, impuso obligatoriamente que el PP se abstuviera, en lugar de ser coherente con sus posturas anteriores al respeto; no tiene otra explicación que la evidente postura monolítica que se ha querido instaurar en torno a la figura del Presidente no hace más que confirmar su deriva dictatorial que, al parecer ya ha llegado al punto de no aceptar la más mínima observación de parte de sus subordinados, en un intento patente de agostar cualquier intento de apertura democrática dentro de su partido.

Ya lo dije en otras ocasiones, pero lo voy a repetir: si, sea la señora Aguirre o cualquier otro miembro destacado del PP, no se deciden a abandonarlo y crear otro partido o si no se produce una rebelión interna que desbanque a la actual dirección, vamos a tener que aguantar muchos años a otro sujeto, que salvo en su aspecto ideológico, podríamos decir que es un clon de Rajoy, el señor Rodríguez Zapatero; que ha decidido convertirse en un dictador a la antigua usanza de Stalin, ignorando los consejos de aquellos que saben de economía en su partido y que parece empeñado en dirigir personalmente la catástrofe que se nos avecina. Lamentable, señores, una verdadera pena que, seguramente, nos podría hacer pensar en lo que nos dejó escrito Arthur Hugh Clough, poeta ingles del siglo XIX ; “Es mejor haber peleado y perdido que no haber peleado nunca”.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris