Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

A propósito de Rita la Cantaora

Mario López
Mario López
lunes, 20 de julio de 2009, 08:52 h (CET)
He de reconocer que no sabía de la existencia de Milano y Louis Vuitton hasta que he tenido noticias, por la prensa, de los suntuosos regalos percibidos por los dirigentes valencianos en los últimos tiempos. Llegué a escribir, hace bien poquito, que mucho tenía que querer Rita Barberá a su colega Francisco Camps para engolfarse al punto de comparar los regalos de una trama corrupta con una lata de anchoas -cortesía del presidente cántabro a sus colegas políticos- y llegar a sugerir la legalización del soborno, en su empeño por salvarle la cara al presidente valenciano.

Pero, ¡qué va!, es que ella se encuentra en la misma tesitura que “el curita”. Y buena es para dejarse atrapar como un lila. Pero a doña Rita le ha salido el tiro por la culata, porque “el Bigotes” casca por teléfono más que un adolescente a vueltas con su última “movida”. Y, gracias a nuestros eficaces cuerpos de seguridad, nos hemos enterado de todo. Esto de las telecomunicaciones les va a llevar a nuestros dirigentes a la ruina. Quizá sea la solución definitiva. Ya lo sugirió nuestro facundo héroe de Perejil, José María Aznar López, cuando confesó a Jiménez Losantos que nuestra clase política está echada a perder porque los más dotados se han ido a mejorar su negocio en la empresa privada. Quizá, cuando en política no se saque ninguna ventaja económica ni se puedan cometer fechorías a la sordi, ni se pueda humillar a nadie, nos encontremos ante el inicio de una verdadera era democrática. Ante el auténtico estado de bienestar y la definitiva emancipación del ser humano. Quizá a lo que estamos asistiendo, más que a una causa general contra el PP –como se empeñan algunos obstinados en defender-, es a una auténtica demolición de los privilegios de la clase dirigente y la consiguiente implantación de la Democracia, así con mayúscula. Cuando ya nadie quiera dirigir el país, nos gobernarán aquellos cuyo único afán es el servicio a la comunidad; aquellos para los que poder contribuir a mejorar la vida de sus semejantes es su principal razón de vivir. Lo dejó escrito Rabindranath Tagore: “¡Gracias señor, porque no soy rueda del Poder, porque soy uno de los que él con ella aplasta!” Se ve que hoy me he levantado optimisma.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris