Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Muere el hombre más viejo del mundo

Mario López
Mario López
domingo, 19 de julio de 2009, 06:06 h (CET)
Henry Allingham, el hombre más viejo del mundo, el último sobreviviente de la batalla de Jutlandia de la I Guerra Mundial, acaba de morir. Vivió amando a las mujeres, el whisky y el tabaco, como muchísimos otros hombres. Lo que pasa es que lo que a la mayoría nos acaba matando, al parecer, a sir Henry le procuró longevidad. Sin duda, cada hombre somos un mundo.

Nació el buen señor en 1896, coincidiendo –por lo que a los españoles nos toca- con el estallido de la revolución armada del Katipunan en Filipinas y –para alegría del alcalde Gallardón- la primera Olimpiada moderna en Atenas. En España se proyectaba la primera película de cine y H. G. Wells publicaba “La isla del doctor Moreau”. La vida de Henry Allingham, por tanto, corrió de la mano de dos fenómenos culturales sin los cuales la civilización de hoy no se podría concebir: el espectáculo deportivo y el cine. Sir Henry también tuvo la ocasión de presenciar cómo los espeluznantes sueños de un doctor nacido de la imaginación del gran H. G. Wells llegarían a hacerse realidad. Nació el mismo año que John Dos Passos, André Bretón, Howard Hawks, Buenaventura Durruti, Anastasio Somoza, Antonin Artoud, Jean Piaget, F. Scott Fitzgerald, Sandro Pertini, Gerardo Diego, Eugenio Montale. Todos ellos hombres famosos, por los más diversos motivos. Pero sir Henry les ha enterrado a todos. Y aún tuvo tiempo de vivir otra vida. Su quinto más longevo después de él, Sandro Pertini, lleva ya casi veinte años descansando en el “huerto de los callaos”. Sir Henry no alcanzó la fama pero pudo besar a su chozno. Cosa que no creo que haya nadie más que lo pueda decir. Si es verdad aquello de que merecemos la vida dándola, hay que reconocer que sir Henry Allingham fue una persona dadivosa ¿Quién no ha soñado alguna vez tener una tatarabuelo que le contara la historia de sus antepasados?

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris