Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Hispanofobia o catalanofobia, señor Chávez?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 19 de julio de 2009, 06:05 h (CET)
Es común en los políticos esto de ver la paja en el ojo ajeno y, no obstante, permanecer ciegos a la viga que les traspasa sus propios ojos. Y si me refiero a este popular refrán, algo modificado para no caer en el tópico, es debido a que hemos escuchado decir al señor Chávez, anterior presidente de la comunidad andaluza, y actual vicepresidente tercero del Gobierno –vayan ustedes a saber los méritos adquiridos para haber sido designado para tal cargo, como no fuera una de las habituales martingalas del señor Zapatero para sacarse de encima a un personaje, que empezaba a resultarle molesto como presidente de la comunidad andaluza, después de que los del PP le anden buscando las cosquillas por la conocida cacicada de la concesión de 10 millones de euros a la empresa en la que la hija ejerce de apoderada – varias opiniones relativas al comportamiento del PP respecto a la financiación, recientemente acordada por el gobierno del PSOE, que intentan atribuirle a dicho partido una supuesta ojeriza hacia los catalanes. Es obvio que, pillado con las manos en la masa, en este caso Erario público, y falto de sus resortes que lo hacían inexpugnable en su feudo de Andalucía, esta vieja “gloria” del caciquismo andaluz se ve en la picota y trata. por todos los medios, de desviar hacia los demás el chorro de cieno político que, en estos momentos, se está derramando a raudales sobre su reputación.

Nada en común con la actitud de su mismo partido, el PSOE, con respecto al caso Gurtel, en el que aparecen involucrados los señores Camps y Bárcenas, entre otros, del PP. Si uno no supiera que el periódico El País no es más que un apéndice de Ferraz y que este medio se surte de la información que, de una forma artera y vergonzante, consigue de las filtraciones de topos introducidos en los tribunales de justicia, sobre el sumario secreto que se les instruye a los encartados en este affaire; podría pensar qué algo tenían en particular contra el tesorero del PP pero, sabiendo el firme nexo que une a dicho rotativo con el PSOE de Zapatero, es fácil deducir que están trabajando a favor del señor ZP para intentar, por todos los medios y desde todos los ángulos, acabar la labor emprendida, inconscientemente, por el propio Rajoy con su nuevo enfoque, de desacreditar al partido popular. Sin embargo, resulta verdaderamente escandaloso y clara muestra de la distinta vara de medir que utiliza la dirección de El País cuando se trata de acosar al PP o cuando conviene mostrarse tolerante con alguna persona de su partido que se pueda hallar en apuros. Nada sobre la presunta malversación de caudales públicos, trato de preferencia y posible prevaricación del anterior presidente de la comunidad andaluza y nada sobre el hecho, documentado y evidente, de que su hija participó en esta trama, ostentando el cargo de apoderada de la empresa beneficiaria de este montaje económico.

El papel del señor Chávez en esta negociación bilateral, entre el Gobierno Central y la Generalitat de Catalunya, a fuer de sinceros, ha sido más bien marginal o, incluso, inexistente; porque se ha limitado a ver los toros desde la barrera, eclipsado por la vicepresidenta Elena Salgado, respaldada desde la sombra por el mismo señor Zapatero que, en definitiva, ha sido quien ha impartido las consignas para que se cediese lo necesario ( de 1.800 millones, previstos por Solves, al principio de la negociación a los 11.000 actuales, con los que se ha cerrado esta bajada de pantalones y bragas, permítaseme la metáfora, llevada a cabo por el Gobierno y su representante monigote en esta merienda de negros, que se ha saldado con un pírrico triunfo, que se ha atribuido con algarazas y timbales el señor Puigcercós de ERC, en exclusiva.

En realidad, lo único sonado que podemos resaltar del señor Chávez por lo que respeta a este complicado asunto, han sido unas declaraciones, a posteriori, con las que ha querido tapar la boca a las comunidades del PP que querían votar en contra de la propuesta sobre la que, por cierto, una vez más el señor Rajoy, con su incomprensible manera de entender la forma de hacer oposición, les ha obligado a abstenerse. Pero, como suele suceder, cuando sólo se tiene una patina superficial de elegancia, cuando el pelo de la dehesa se deja notar debajo de la piel transparente de una formación carente de solera, el señor Chávez ha incurrido en la horterada de querer achacar a los del PP sentimientos xenófobos en contra de los catalanes; pretendiendo jugar la conocida martingala de elevar al todo lo que sólo se refiere a una parte (sinécdoque, es el nombre de esta figura retórica). Claro que, con esta burda afirmación, el señor Chávez da muestra de un desconocimiento absoluto de lo que han sido durante siglos, desde Felipe V, concretamente, las relaciones de los catalanes con el resto de España y quienes han sido los que realmente han dado muestras más que fehacientes de estar en contra de España como patria de todos y, muy especialmente, de Madrid como capital de la nación contra la que han dirigido, continuamente, sus dardos más envenenados. En el fondo, siempre han deseado que Barcelona sustituyera a Madrid en la capitalidad de la nación y ahora, por si fuéramos pocos, han tenido que soportar que muchas de las industrias, especialmente multinacionales, abandonaran la comunidad cansadas de aguantar las impertinencias de la Generalitat en cuanto a etiquetado en catalán, respecto a ajustes de plantilla y a la imposibilidad de educar a los hijos de sus empleados en castellano.

La realidad es que, si ahora ha llegado a producirse en el resto de autonomías de España una cierta prevención sobre todo lo que viene de Catalunya, se ha debido, especialmente, a la forma descarada con la que el Gobierno de Zapatero ha beneficiado a aquellos que pretenden y, lo dicen claramente, separarse de España. Sólo el País Vasco se siente cómodo cerca del Tripartit, por aspirar ambos a similares fines. Lo que no podemos entender es como algunos miembros del Gobierno se atreven a hablar de cohesión y de igualdad, cuando la parte del león se la ha llevado Cataluña con un 35% del pastel, duplicando la parte de Madrid, a pesar de que la capital tiene una población cercana a los 7 millones de habitantes. ¿Era Catalunya la más pobre? No; ¿era Catalunya la más necesitada de recibir ayuda? No; ¿era Catalunya la mejor administradora de los traspasos recibidos? No y ¿era el Tripartit el gobierno más austero, el que mejor administraba el dinero recibido y el menos despilfarrador? No. Entonces cabría preguntarse, ¿por qué Catalunya ha salido la más beneficiada y ha sido la que ha asumido la representación de las demás, en esta negociación, sin que le fuera otorgada por ninguna otra autonomía? Todas estas preguntas se pueden resumir en una respuesta evidente y que, el mismo Zapatero, deja aclarada cuando ha dicho. “Es importante que Catalunya se sienta cómoda con la financiación”. ¡El famoso Estatut”!, señores, este engendro recurrido varias veces en el TC y que, no obstante y gracias a la desidia de dicho tribunal, continuamos manteniendo el interrogante de si es constitucional o no. Pero, entre tanto, ZP tiene que cumplir con su articulado y, por ello, España ya no la gobierna él, sino que el Tripartit. Catalán es quien dirige, hoy en día, el destino de España, no lo duden. ¡Para que luego nos venga hablando, el señor Chávez, de fobias y demás zarandajas!

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris