Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La Justicia sindical: ¡La culpable absuelta, los inocentes culpables!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 18 de julio de 2009, 05:28 h (CET)
Deberemos reconocer como un hecho incontrovertible que, en España, los sindicatos de trabajadores y, más específicamente, los de CC.OO y UGT, mantienen comportamientos y actuaciones distintas según que, las provincias en las que decidan intervenir, estén gobernadas por el PSOE o por el PP. Lo cierto es que el fair play de sus dirigentes, los señores Fernández Toxo y Méndez, no se puede decir que sea ejemplar y que no se les note a la legua que, de donde sacan la mamandurria para, no sólo subsistir, sino para darse la gran vidorra, es de sus compañeros del partido socialista, con los que están a partir de un piñón. Es pues, debido a esta estrecha simbiosis, a esta empatía con nuestros gobernantes que no tienen inconveniente en demostrar a las claras, sin intento de disimulo alguno, que están dispuestos a actuar a la menor ocasión que se les presente en contra de los gobiernos de las comunidades populares mientras, por el contrario, no mueven ni una pestaña cuando los hechos, contra los que debieran manifestarse, tienen lugar en el resto de las comunidades de este país gobernadas por el PSOE.

La demostración de que es cierto lo que decimos es que, habiendo motivos suficientes, nada menos que 4’4 millones de parados y un sin fin de ERE’s en marcha, vean ustedes como nuestros sindicalistas todavía no han dicho ni pío, aún más, están convencidos de que el gobierno del señor Zapatero está llevando la situación “a las mil maravillas” y que los obreros, aunque se mueran de hambre, deben seguir sacrificándose por la “causa”, la socialista, por supuesto. Es revelador que, las únicas huelgas que se han producido desde que la crisis ¬–que tanto tiempo negó el señor Zapatero, comenzó a surtir sus efectos (vamos ya para dos años) –, protagonizadas por ambos sindicatos, al alimón o en solitario, han tenido lugar, precisamente, en las comunidades de Madrid y Valencia; como si en Catalunya y Andalucía, por ejemplo, no existiera paro, las empresas, entre ellas varias multinacionales, no despidieran a sus obreros y el número de los desocupados no fuere de lo más preocupante, entre ellos los inmigrantes que con tanta profusión recalaron en Catalunya; a los que, la demagogia del Gobierno central y del propio señor Montilla, presentó como si fueran agua de mayo, pero que, ahora, con la recesión encima, resulta que se han convertido en una de las mayores preocupaciones para el Tripartit catalán.

Ya en los casos de “ayudas a morir” practicadas en el Hospital Severo Ochoa de Leganes – condenadas enérgicamente por la sección de deontología del Colegio Médico de Madrid, como mala praxis – fueron utilizadas, arteramente, por toda la parafernalia adicta al doctor Montes, para ayudarle a justificar lo injustificable, organizando toda suerte de demostraciones públicas de solidaridad con dicho sujeto; ahora, otra vez y con motivo del desgraciado accidente que causó la muerte al infeliz Rayán hijo de la malograda Dalila, la mujer que falleció, por causa de la gripe A(N1H1), en el mismo hospital Gregorio Marañón de Madrid; se repiten las mismas algaradas teledirigidas por los sindicatos de turno. Sólo les voy a proponer una sola pregunta para que contesten sinceramente: ¿creen ustedes que, si este desgraciado suceso hubiera tenido lugar en Granada o en alguno de los hospitales de la Seguridad Social en Catalunya, los sindicatos se hubieran puesto al frente de los trabajadores para tratar de exculpar a la autora de dicha negligencia, grave negligencia, y para esmerarse en culpar al director del centro? Pueden ustedes apostar que no.

Pero vean ustedes que nadie ha elevado las críticas a la ministra de Sanidad quien, al parecer, no es responsable de las posibles deficiencias en el funcionamiento de un hospital que depende, en última instancia, de dicho ministerio. Se trata, y todo el esfuerzo del gobierno de Zapatero se está concentrando en ello, de desprestigiar al gobierno de Madrid, presidido por la señora Aguirre que se ha convertido en la pieza a abatir de los socialistas. Toda estas vergonzantes demostraciones de la más absoluta endogamia, protagonizada por las enfermeras y sanitarios del Gregorio Marañón, todas estas pancartas identificándose con la autora del desaguisado, no son más que saraos orquestados por los sindicatos para intentar culpar a las autoridades madrileñas. Argumentaba una de las manifestantes que la joven culpable del hecho, “sólo” llevaba dos años de prácticas, para así intentar justificar su error. También el señor presidente del Consejo General de Enfermería, señor Máximo González, mostraba su disconformidad alegando: “no es de recibo que se traslade a una enfermera a un servicio tan especializado como es la UCI de neonatos”. A mí se me ocurre que, salvo la proverbial endogamia muy propia de todo el estamento médico y sanitario, de procurar encubrirse mutuamente sus fallos, los argumentos se caen por su base si lo primero que nos preguntamos es: ¿los estudios que cursó esta joven la capacitaban o no para ejercer su cometido de enfermera? Y si la respuesta es sí, deberíamos conocer ¿cuánto tiempo de prácticas se necesita para diferenciar un tubo de suero de otro por el que se le inyecta a un bebé el alimento líquido que se le debe dar? O, ¿es que una mujer de 22 años no es capaz de desempeñar esta función sin mayores requisitos? No hablamos de una niña de doce muchacha que cometió el error, deberemos reconocer que no existe excusa alguna para cometer una equivocación tan garrafal, salvo, naturalmente el reconocer el error humano.

Si la preparación que se imparte en las Escuelas de Enfermería es deficiente, que se les pida responsabilidad de sus fallos pero, señores, si una enfermera tiene su título para ejercer su profesión está capacitada, en principio, para ocupar cualquier puesto a la que se le destine, siempre y cuando su labor no corresponda a un médico, en cuyo caso su responsabilidad decaería. Parece, por lo que sabemos, que las instrucciones del médico eran claras y detalladas y, por tanto, es buscarle, maliciosamente por supuesto, tres pies al gato, con fines torticeros y partidistas, el pretender involucrar a otros cargos del hospital antes, incluso, de que se haya llevado a cabo la pertinente depuración de responsabilidades inciada por el juzgado ad hoc.

De esto, precisamente, nos hemos quejado repetidamente, sin que parezca que nadie se sienta aludido y se tomen las medidas oportunas para evitar que, esta práctica tan común, especialmente aireada por las televisiones dependientes del Gobierno, de hacer juicios paralelos basándose, únicamente, en las declaraciones de aquellos a los que interesa interrogar y olvidándose de aquellas otras que pudieran equilibrar la balanza. Así funciona la Justicia en España, el Estado de Derecho, la presunción de inocencia y el convertir todo aquello que pueda perjudicar a la oposición en un arma arrojadiza para desacreditarla, en beneficio propio, se ha convertido en el método del que se va valiendo el PSOE para ocultar sus propios fracasos, encubrir su ineficacia y pretender mantenerse en el poder convirtiendo los tres pilares independientes que justifican toda democracia, en un mero espejismo que se difumina en cuanto te acercas y puedes ver, nítidamente, que todo el poder está en una sola mano, la de ZP.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris