Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

¿Por qué es tan importante innovar?

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
jueves, 16 de julio de 2009, 02:49 h (CET)
El mundo es de los innovadores, de los que generan ideas y no pierden el entusiasmo, de aquellos que saben llevar a buen término la genialidad con la que nos convidan y se convidan. Es bueno sentirse creativo y ver que, tras una idea, se injerta una solución a un problema. Naturalmente, no es fácil innovar y máxime si no se cultivan moldes éticos. Se repiten conceptos que son siempre más de lo mismo. Se siembran proyectos que apenas nos magnetizan. Hemos de reconocer además que el entorno ayuda poco al fomento de la creatividad. Para concebir ingenios hace falta cultivar otras armonías y armónicos compromisos. O lo que es lo mismo, para tener buenas ideas antes hay que tener buenos caldos de cultivo y, junto a ello, poseer la lucidez suficiente para implementar eficientemente el desarrollo de la singularidad del pensamiento. De nada sirve, por ejemplo, vociferar en favor de economías innovadoras, si a renglón seguido conservamos sistemas productivos arcaicos que suelen hacernos infelices, generando multitud de depresiones.

Por cierto, en España se acaba de presentar el Observatorio de la Innovación y el Conocimiento. Algo que suena muy bien pero que dudo que sea efectivo. El objetivo del Ministerio también es otra guinda: situar a España entre las diez economías más innovadoras del mundo en el año 2015. Por decirlo que no quede. De momento, no se llame a engaño, lo que tenemos es un desempleo galopante que seguramente lo está viviendo en propias carnes, pocas mimbres económicas para la investigación, infraestructuras que no llegan a modernizarse, universidades que no conectan con el mundo del trabajo ni con la sociedad, PYMES ahogadas por la crisis, una industria que no despega y un tejido empresarial de escasas dimensiones. Así, con este panorama desesperante para tantas familias, lo único que podemos producir es inmovilismo y poco más. De todo, menos empleo, prosperidad y calidad de vida.

Dicho lo anterior, me reafirmo en que es sumamente importante innovar, desde luego que sí, pero desde un redescubrimiento cultural nuevo que avive las virtudes de la moderación y de dominio de sí mismo. De todos es sabido que la dimensión de forjar, concebir, plasmar, pensar, producir, alumbrar…; es un elemento vital de nuestras acciones. Así se hace cada vez más evidente y determinante el papel del trabajo creativo, lúcido y disciplinado, el espíritu emprendedor de las personas como parte fundamental de la misma actividad laboral. Ahora bien, junto a ese afán natural y preciso de la innovación para los nuevos tiempos, conviene también apuntalar la promoción de la justicia y la dignidad de todo ser humano, en esa modernización, adaptación y creación de un mundo más igualitario y más comprometido con los excluidos del sistema. Está bien que las empresas sean líderes en innovación, pero hace falta que se internacionalice el progreso de manera solidaria, para que redunde en beneficio de un bien globalizado.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris