Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Rebiya Kadeer

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 16 de julio de 2009, 02:38 h (CET)
Ella se ha convertido en el símbolo del nuevo nacionalismo uigur que choca con Beijing. Nacida en la pobreza en 1947 en Xinjiang ella se beneficiaria de la nueva apertura al mercado promovida por Deng Xiaoping para convertirse en una prospera empresaria. En 1999-2005 ella fue aprisionada para que luego EEUU lograse que la liberasen , que se exiliase en su suelo y que un año después se convierta en la presidente del Congreso Uigur Mundial.

Bush la recibió antes presentándola como alguien similar al Dalai Lama. Al igual que el patriarca tibetano ella llama a una lucha pacífica y no violenta para defender los derechos nacionales y religiosos de su minoría contra el ‘colonialismo’ chino (aunque se oponga a cualquier secesión), y se presenta como una victima de la ‘tiranía comunista’ que encarna el sufrimiento de su pueblo (aunque tenga un alto estándar de vida).

Mientras Washington usa a Kadeer y al Dalai Lama para querer romper el monopolio del Partido Comunista sobre el poder y el plan económico en China, Beijing prefiere que ellos aparezcan como los portavoces de la protesta para desacreditarla como si fuera un instrumento occidental y también para debilitar a los radicales y a posibles grupos violentos.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris