Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Agradecimiento de una madre a los Obispos españoles

Josefa Morales (Valladolid)
Redacción
miércoles, 15 de julio de 2009, 05:45 h (CET)
Según noticias recientes, la Junta de Andalucía incita al aborto y lo presenta como un “ alivio”. Nada más falaz. Hay numerosos estudios sobre el síndrome post-aborto (en EEUU, Canadá, Inglaterra, Austria, Francia, Finlandia …, y hasta en España con la Dra. Gómez Lavín, psiquiatra) y concluyen que es grave, que es “mucho más peligroso que llevar a término un embarazo, aunque éste no sea deseado”. Nada de que les ocurre sólo a mujeres con trastornos psicológicos anteriores al aborto, como propala la Consejería andaluza de Igualdad y Bienestar Social. Lo que sucede es que en estos casos el SPA se agrava aún más.

Da miedo: parece que se juega, interesadamente, incluso desde las instituciones gubernamentales, con la verdad para que la sociedad no reaccione ante la injusticia que supone la eliminación de vidas humanas. Así sucedía también en la Alemania nacional –socialista (nazi) y murieron, por ello, millones de personas. Yo quiero agradecer a los Obispos españoles, su Declaración ante el Anteproyecto de la ley de aborto del Gobierno. Llevan mucha razón cuando afirman que el "derecho de la vida de todo ser humano inocente es un patrimonio común de la razón humana”. El sentido común y la experiencia de ser madres nos dice, como ellos, que abortar " es quitar la vida a un hijo ya concebido y eso sobrepasa con mucho las posibles decisiones sobre el propio cuerpo, sobre la salud de la madre o sobre la elección de la maternidad". Nuestra misión como madres ( lo somos desde que fuimos fecundadas) es dar vida, no arrebatarla.

Noticias relacionadas

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor

¿Existe una contabilidad divina y exacta?

Como ninguna energía se pierde, después de la muerte del cuerpo físico la energía tiene que integrarse en alguna parte

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?

Médicos, enfermos y políticos

“Ópera magna”: de cómo consiguieron enfrentar a los pacientes y sanitarios, externalizar la sanidad al sector privado, empobrecer la sanidad pública y retroceder más de treinta años en las coberturas básicas

Irrepresentativa

Si en algo coincide nuestra clase política, es que cada vez está más alejada del común de los mortales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris