Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Millones de ojos les contemplan

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 15 de julio de 2009, 04:39 h (CET)
Es evidente que el “caso Camps”, tiene pendiente a la mayoría de los españoles de que lo a su desenlace final se refiere.

En los distintos medios de comunicación se pone en tela de juicio que es lo que dictaminaría la Sala del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) en lo que respecta a la condena o no de Camps, dado que la mayoría, así lo pone de manifiesto en esos medios, está compuesta por jueces de signo conservador. La verdad es que después de leer las declaraciones del presidente del TSJCV, Juan Luís de la Rúa, íntimo amigo de Camps, según dicen, en el sentido de criticar el que se vaya a juzgar al presidente de la Generalitat “por cuatro trajes” no nos da la garantía de que, a pesar de que se dice que Camps se verá ante un jurado popular, en este caso los intereses y los sentimientos personales quedarán al margen a la hora de decidir.

Mucha son las ocasiones en que miembros destacados del Partido Popular que han sido emplazados por la justicia se han encontrado con que todo aquello que les acusaba de haber cometido delitos, ha sido archivado o a prescrito cuando no ha sido resuelto con una sentencia absolutoria. Ahora nos encontramos ante un TSJCV cuyo presidente, De la Rúa, ha cumplido su segundo mandato y por tanto tiene que cesar, cosa que aún no se ha materializado y que a muchos nos lleva a la presunción de que se le mantendrá en el cargo hasta que se solucione lo de Camps. No se trata de una crítica a priori si no que ante lo “envenenado” del caso este presidente debería presentar su cese en aras de la transparencia y a evitar especulaciones de todo tipo.

El tema es muy serio y ha llegado, como al principio digo, a levantar una gran expectación, como es público y notorio. Se trata de un juicio en que el estamento judicial se juega mucho de su prestigio. Es de desear que tengan muy presente que millones de ojos les contemplan.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris