Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Escaneando la agresividad

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 15 de julio de 2009, 04:38 h (CET)
Un informe publicado por UNICEF el 2007 dice:”La región caribeña ha experimentado una escalada de conflictos escolares… desde la adolescencia los chicos están expuestos a ser heridos de arma blanca o de bala, golpes accidentales, daños en la cabeza y fracturas, mientras que las chicas son más propensas a sufrir violencia sexual”. Este informe también se podría aplicar entre nosotros que día sí y otro también, las noticias nos informan de actos violentos cometidos por adolescentes cada vez más jóvenes.

Para comprender qué es lo que motiva su agresividad, investigadores norteamericanos han utilizado escáners para estudiar las reacciones de adolescentes a quienes se les hace ver escenas que normalmente despiertan compasión. De este estudio se llega a la conclusión que a estos adolescentes les gusta ver sufrir a otros. Un escáner colocado en el cerebro muestra un exceso de actividad en la zona cerebral que recoge las manifestaciones de placer cuando ven imágenes en las que se hace sufrir a alguien. “Los adolescentes agresivos tuvieron una reacción específica y muy fuerte de la amígdala y del “stratum ventral”, zonas que reaccionan al sentimiento de satisfacción que produce ver como otras personas sufren, lo cual hace pensar que experimentan placer”, afirma el Dr. Jean Decet, profesor de sicología y psiquiatría de la universidad de Chicago. El Dr. Benjamín Lahey, profesor de psiquiatría de la misma universidad y principal coautor del estudio dice: “Es la primera vez que se utilizan escáners para estudiar las reacciones que se producen ante escenas que normalmente despiertan compasión y esta investigación debe ayudarnos a entender mejor la manera de acercarnos a los adolescentes que tienen tendencias agresivas y violentas”.

Si aceptamos el resultado de esta investigación hemos de admitir que en algunas personas que ven como otros sufren, el placer que les proporciona ver como otros sufren lo registra el organismo. Ahora bien, discrepo de los investigadores cuando afirman que el estudio que hacen sobre los efectos que producen en el organismo el placer que proporciona ver el sufrimiento en los demás ayudará “a entender la mejor manera de acercarnos a los adolescentes que tienen tendencias agresivas y violentas”.

Un amor sincero, que lo produce Dios que es amor, es lo que hace tender la mano para ayudar a estos adolescentes que sienten placer, no solamente viendo imágenes en las que aparecen personas que sufren, sino también provocando dolor. El amor de Dios derramado en una persona hace expresar, de una manera limitada e imperfecta, sí, la misericordia hacia unas personas que tal vez nunca han tenido a su lado a alguien que las haya amado de verdad y que las haya reprendido cuando empezaban a desviarse del camino recto.

La agresividad y la violencia son manifestaciones del pecado y según la Biblia su origen es espiritual. El remedio, por lo tanto, también debe ser espiritual, no sicológico. El que ama a Dios sabe cual es el antídoto contra el pecado que genera violencia y agresividad. Sabe por propia experiencia que la fe en Cristo lo elimina y transforma el camorrista en una persona pacífica que sufre viendo sufrir. Cuando se da el caso de un joven violento y agresivo que se convierte a Cristo, el siquiatra le podrá poner en el cerebro un escáner explorador, se quedará con un palmo de narices porque no descubrirá ningún indicio de placer cuando le proyecte imágenes de personas que sufren.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris