Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Viaje al interior del alma (I)

Ángel Sáez
Ángel Sáez
martes, 14 de julio de 2009, 08:52 h (CET)
“Por equis, sólidas y solidarias entre sí, razones, Mar (y/o Sol), dejaste de frecuentar el que antaño (hasta este mismo año) era el foro de oro. Y es que el que otrora semejaba o hacía las veces de remozado faro de Alejandría se iba alejando ahora, según tú, a marchas forzadas y a pasos agigantados, de la libertad, la amistad y la alegría que hasta entonces había preconizado. Por idénticos equis, sólidos y solidarios entre sí, argumentos (u otros cualesquiera) dejé de frecuentarte, aunque cada día trences mejor tus cuentos, es decir, relates tus historias con un arte superior”. Emilio González, “Metomentodo”

Dilecta Consuelo, “Chelo”:

No tenía ninguna gana ni intención de escribirte, de veras, o sea, no iba a dar respuesta a tu último correo; empero tampoco hace falta que te confirme lo que te consta desde hace bastante tiempo y sabías a ciencia cierta, que has sido mi debilidad (aunque, gracias a Dios, cada día que pasa lo eres un poco menos).

Yo no me hubiera conformado (ni hubiese podido firmarte cualquier recibí o conforme) con que me hubieras enviado un beso. Tampoco con que me hubieras dado una sola unidad, un ósculo, sino cien, y, después, mil (como Catulo le solicitara otrora, in illo témpore, a su amada dama, Lesbia), y, más tarde, otros cien, y, luego, otros mil; y, de esta guisa, cuando nos hubiésemos dado una cantidad ingente de besos, procuraríamos remedar a los susodichos enamorados, esto es, embrollaríamos la cuenta para que nadie supiera la cantidad exacta de ósculos que nos habíamos dado.

Yo no hubiera podido hacer una única vez el Amor contigo. Una vez probadas las mieles del ídem, que te profesaba, hubiera necesitado hacerlo contigo a diario, por la noche, en el lecho, después de haber llevado a cabo la tarea literaria que me hubiera impuesto (e incluso, al principio de nuestra relación de pareja, extraordinariamente, si te hubiese pillado a solas en el pasillo, verbigracia, durante el rato que me hubiera llevado la misma).

Me reía del príncipe Carlos de Inglaterra, pero a mandíbula batiente, cuando salieron a la luz, quiero decir, trascendieron a la opinión pública varios SMS que había remitido a quien es su actual esposa, la duquesa de Cornualles, Camilla Parker-Bowles. Ahora lo entiendo, porque tres cuartas partes de lo mismo me acaeció a mí contigo. Para mí eras la mujer más femenina y más hermosa del universo mundo, ergo tenías que tener esto, eso y aquello, hasta lo más escondido o recóndito, por pudoroso que fuera, lo más esbelto o venusto del orbe.

(Continuará mañana.)

Félix Unamuno y Otramotro

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris