Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El señor ZP favorece a bancos a costa de los ciudadanos

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 12 de julio de 2009, 08:31 h (CET)
Un pudiera pensar que las recomendaciones que se nos hacen desde Bruselas son demasiado alarmistas en cuanto a la situación económica de España; pudiéramos, incluso, estimar que los tímidos datos de disminución del desempleo registrados en mayo y junio tienen algo que ver con los “brotes verdes” de los que nos hablaba doña Elena Salgado y que, los esfuerzos colosales que está haciendo el Ejecutivo del señor Zapatero, intentando por todos los medios apartar la atención de los ciudadanos del tema central, de la crisis galopante que estamos padeciendo y de la continua destrucción de empleo y bajas en la cotización de la Seguridad Social, con denuncias de corruptelas, brindis al sol y aspavientos partidistas; sólo son hechos coincidentes de forma aleatoria, pero que no mantienen entre ellos ninguna relación que los ligue.

Pero, cuando las noticias pesimistas sobre España y su verdadera situación, ya no se limitan a partir de una sola fuente, sino que nos van bombardeando desde distintos orígenes, desde diversas entidades internacionales, especialistas en la valoración de estas situaciones de crisis; entonces, señores, es muy posible que tengamos que torcer la cerviz y aceptar que es posible que los que levantan las alarmas sobre la delicada situación de la economía de nuestra nación, estén en lo cierto y los que nos están pretendiendo engañar, los que no dudan en tergiversar datos, camuflarlos y ocultarlos al pueblo español, estén más preocupados por mantenerse en el poder que en velar por la salud económica de los españoles y de España, por lo cual se siente más predispuestos a ocultarnos la cruda realidad de la situación por la que estamos pasando.

Por ejemplo si tuvieran ustedes que escoger entre los datos que nos proporciona el señor ministro de Trabajo, señor Corbacho (recuerden: aquel que dijo que nunca llegaríamos a los tres millones de parados y, cuando llegamos a dicha cifra de desempleados, afirmó, con toda rotundidad que nunca alcanzaríamos los cuatro y… así siguiendo) o los que nos llegan del banco suizo UBS que, en un informe y bajo el epígrafe: “Economía española: el desastre va a continuar” afirma que “ el mercado laboral (español) continuará deteriorándose rápidamente” lo que provocará tensiones en el resto de la economía; añadiendo que: la tasa de desempleo podrá alcanzar en el 2010 una cifra por encima del 20%, con picos que pudieran llegar al 25% o, acaso, tuviéramos que comparar el optimismo del señor Corbacho cara al futuro laboral, con lo que nos dice el UBS sobre el estado de las finanzas públicas “que se están deteriorando a un nivel extremadamente rápido” aunque, también sostiene que, a largo plazo, el margen de maniobra es amplio porque la presión fiscal está por debajo de la de la UE lo que le permitirá “seguir subiendo impuestos”. Poco reconfortante resulta lo que nos dice el UBS, pero debemos reconocer que resulta más creíble, aunque basar la solución en una subida de impuestos parece que ya lo está planeando, de forma inminente, nuestro Ejecutivo que se encuentra entre la espada y la pared a causa del enorme déficit público que estamos padeciendo.

Hablemos un poco de nuestro IPB al que, recientemente, hizo referencia el FMI (Fondo Monetario Internacional). Para este organismo España es el único país desarrollado del Mundo donde las perspectivas de crecimiento para el 2009 se deberán revisar a la baja, de modo que augura una contracción del 4%, cuando en abril pasado se limitaba al 3%. Pero la señora Salgado, nuestra vicepresidenta segunda, afirma que “vamos mejorando”; parece ser que esta señora se olvida aclarar que las perspectivas de mejora a las que se refiere el FMI no afectan a España, sino que aluden a “la economía mundial en su conjunto” que si parece dar algunas muestras de estar empezando a resurgir. Así y todo pronostica una caída del PIB mundial para este 2009 de un 1’4% ¡compárenlo ustedes con el batacazo de la nuestra, fijado por dicho organismo mundial en un 4%! Tampoco la zona euro puede tirar cohetes porque, el señor Strauss-Kahn, presidente del FMI, no ve signos de estabilización en la actividad real, lo que retrasará la recuperación en Europa respecto a otras regiones del resto del Mundo.

Pero no pierdan de vista algo sobre lo que ya incidí en otro de mis artículos. El famoso plan de ayuda a la Cajas ( la friolera de 90.000 millones de euros) que, como ya saben, a causa de sus aventuras especulativas en materia de ayudas a la construcción, ahora se encuentran, al menos una gran mayoría, con problemas en sus balances que amenazan su supervivencia; ha resultado ser otro sablazo a los fondos públicos Como no podía ser de otra manera, bajo un gobierno socialista afecto a Keynes, se espera que todo se va a solucionar exprimiendo a la clase media a base de impuestos, para así poder ayudar a los opulentos a salir de sus “apuros” – les quiero recordar que Moody’s ya ha venido advirtiendo del aumento de morosidad, durante el primer trimestre del 2009, en las emisiones de bonos hipotecarios respaldados por hipotecas residenciales –, por lo que ha sido aprobado en el Congreso la famosa ley, con la oposición de todos los partidos menos el PSOE y, maravíllense ustedes ¡del PP!, también la ha apoyado aunque en principio se resistió a ello, despreciando consultar al sentido común. Este famoso FROP (que podrá endeudarse hasta 90.000 millones de euros)no va a ser más que un organismo regulador del reparto y de paso un interventor de la actividad de las Cajas privadas de forma que, si ellas no devuelven el dinero recibido en préstamo, el Estado podrá introducirse a formar parte de ellas a través del Banco de España, como un partícipe más.

La propia OMC (Organización Mundial del Comercio), ya se ha adelantado a advertir que los rescates bancarios constituyen una amenaza de desglobalización para los pequeños comercios, porque han reducido la asunción de riesgos en los territorios y mercados nacionales, lo que condiciona el flujo internacional de inversiones directas. Resulta paradójico que el Estado, después de haber acudido en auxilio de los bancos en dificultades a causa de la crisis inmobiliaria, proporcionando fuertes inyecciones de liquidez destinadas a fomentar los créditos a industrias, pequeñas empresas y particulares; haya sido, a la vez, el que está obligando a la banca a comprar deuda y bonos públicos para poder atender a sus exorbitantes gastos sociales y al desmesurado aumento del gasto público; sin que para nada hayan servido las advertencias que se le han hecho desde Bruselas en el sentido de reducir el despilfarro de las administraciones públicas tanto estatal como comunitarias.

Lo cierto es que el gobierno del señor Zapatero parece permanecer ciego, mudo y sordo, ante las advertencias que nos llegan desde fuera y completamente cerrado a las que se le hacen desde casi todos los partidos políticos conminándole a que adopte medidas efectivas de ahorro, empezando por una reestructuración del mercado laboral, y una restricción de gastos superfluos e inversiones descabelladas, amén de que deje este empeño en seguir subvencionando, tanto lo subvencionable como aquello en lo que, por no ser viable, no merece que se gaste el dinero en pretender revitalizarlo. La señora Esperanza Aguirre, con muy buen sentido, ha dejado claro que, para ella, “los bancos que estén bien gestionados, que sigan, los que no, que caigan”. No puede seguir el Gobierno salvando a los bancos a costa de la ciudadanía. Pero ZP, erre que erre.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris