Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Para Rita un bocata de anchoas

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 12 de julio de 2009, 08:30 h (CET)
Ahora hemos pasado de los trajes a las anchoas y es que esta gente del Partido Popular ya no sabe por que gatera escapar al hediondo olor a corrupción que comienza a invadir algunos de sus despachos. Cuando hace unos meses estalló el escándalo de los presuntos trajes regalados a Francisco Camps y otros ilustres del partido amén de al director de CANAL 9, la televisión pública valenciana, el imputado President aseguró a diestro y siniestro no conocer a Álvaro Pérez, más conocido como “El Bigotes” y factotum de Orange Mark para que, sin que se le pusiera la cara roja de vergüenza, descubrir que la conversación navideña con su “amiguito del alma” además de hacer público un lenguaje más propio de una revista de Colsada se hacía pública en casi todos los medios periodísticos del País. Camps, un hombre de misa semanal, había mentido y sólo por eso, por mentir a sus administrados, ya debía haber dimitido, pero se enrocó y no lo hizo, acudió a confesarse.

Más tarde y cuando la tormenta arreciaba y cada día veía más cerca la vara de medir de la justicia aseguró que estaba deseando poder acudir al juzgado para demostrar su verdad. Y acudió, acompañado por su coro de “palmeros” encabezado por Rita Barberá, al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. A la puerta una procesión de asesores de diversos departamentos del PP y concejales de la misma formación le hicieron de guardia pretoriana ante las protestas de algunos ciudadanos valencianos que ya comienzan a estar hartos de sus mentiras y de ser tratados como súbditos en lugar de como ciudadanos libres.

Posteriormente el juez Flors, encargado de la investigación en el TSJCV, le ha imputado junto con algunos de sus colegas de correrías y su cara ya no demuestra tanta alegría como venía demostrando al aparecer en público, su rictus de tristeza se ha acentuado y en su última aparición pública denotaba un cierto nerviosismo al hablar de los “dos escaloncitos” que quedan para que todo quede claro. Más que hacia la libertad y la inocencia parecía que aquellos pequeños escalones eran su camino al patíbulo y más desde que el juez rechazó su petición de archivo del caso y le citó para el próximo día 15. Por cierto que esta vez no habrá coro de “palmeros” a la puerta de la Audiencia ya que Camps no quiere fotos entrando como imputado y mandará a sus abogados y procuradores.

La estrategia del Partido Popular ha cambiado, han pasado de negar la existencia de los trajes supuestamente regalados a quitarle valor al hecho e incluso a pedir, como ha hecho la Alcaldesa de Valencia, que se juzgue a Rodríguez Zapatero por las anchoas que cada Navidad le envía Revilla, Presidente de Cantabria, o que se haga desaparecer del Código Penal el Art. 426 por el que Camps puede ser juzgado. La alcaldesa de la capital valenciana debe haber sufrido un ataque de “delirium tremens” para hablar de esta manera impropia de alguien que está al frente de uno de los principales ayuntamientos de España. Pero esta vez el aceite que rezuman las anchoas ha manchado el estupendo traje rojo de la Sra. Barberá ya que el propio Revilla ha declarado que tanto a Camps como a Rajoy también les envía latas de anchoas cada Navidad. No entiendo su postura cuando la principal beneficiaria si Camps se marcha a casa puede ser ella. Pero bueno ya se sabe que a veces de la boca salen palabras que no tienen nada que ver con los verdaderos deseos.

En estos últimos días la tila se consume por litros en las filas populares valencianas, eso sí acompañadas por un estupendo bocata de anchoas del Cantábrico y procurando que no queden manchas de aceite en los impolutos trajes de unos y otros, pagados o regalados. Y entre bocado y bocado van afilando los cuchillos para dirimir las posibles sucesiones, incluso el sillón de Rajoy está en peligro y para nada le van a servir sus recientes triunfos electorales si se demuestra que Barcenas también está pringado con aceite de anchoas o con tinta fresca de billetes de 500 euros, le veo volviendo a su puesto de registrador en Santa Pola.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris