Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El tedioso cuento chino de siempre

Mario López
Mario López
domingo, 12 de julio de 2009, 08:24 h (CET)
Hay que ver el tormento que nos dan los políticos, empresarios y banqueros al conjunto del pueblo raso. El pueblo raso que hoy alcanza a las clases medias golpeadas por esta última crisis financiera. Que no hay que olvidar que no es la primera, aunque ahora les haya dado por decir que es de naturaleza sistémica y que nos llevará a la inexorable refundación del capitalismo. Pamplinas.

Todas las crisis del sistema capitalista, desde la Edad Media hasta la presente fecha, son sistémicas. Tienen su origen en la abusiva búsqueda de beneficios a través de fórmulas puramente especulativas. Su razón última es la perpetuación de una sociedad clasista, el sometimiento de las democracias a la dictadura del mercado y la consecuente reforma del mercado laboral, sustanciada en la mayor merma posible en los derechos de los trabajadores. El paro hace que el esclavo se aferre al yugo como a clavo ardiendo. Esa es la realidad de las cosas. Desde que se fundó el capitalismo, la política es sencillamente un juego de salón cuyo único objetivo es acumular el mayor poder posible. Reformas, asonadas, restauraciones, no son más que partes de este juego. Al igual que si juegas a la Oca puedes caer en el pozo, pues si has elegido mal tu equipo, puedes caer en el destierro o la clandestinidad. Pero son sólo episodios. En realidad, al juego de la política sólo han sido invitados unos pocos. Los señoritos y los listos. Depende de las circunstancias del juego ahora pueden estar defendiendo al partido liberal, al conservador o al socialista; o, como sucede cada cierto tiempo, formar una piña en torno al dictador de turno. Un buen ejemplo del típico jugador fue el padre de nuestro actual monarca. Quiso luchar en el bando del ejército de Franco en la Guerra Civil contra la República, para luego conspirar contra el dictador y, a renglón seguido, entregarle el Toisón de Oro para, finalmente, abdicar en su hijo, el heredero elegido por el propio dictador. Luego, ya sabemos cómo se desarrollaron las cosas. Que si tu me das pomada y yo te doy pomada. La bendita Traición -perdón, quise decir Transición-. Que si el pueblo soberano aprobó la Santa Constitución. Y tal. No creo que haga falta recordar quienes han sido Jovellanos, Fernando VII, Sagasta, Besteiro, Fraga Iribarne o García Trevijano. Los hermanos Solana, de familia bien, formaron el núcleo fuerte del PSOE, al lado del príncipe de Suresnes, Felipe González, hijo putativo de la socialdemocracia alemana y la Trilateral, para abrazar sin condiciones el plan propuesto por los franquistas a la muerte de Franco. A Santiago Carrillo le regalaron la impunidad y la legalidad a cambio del alma del PCE. Y así todo. Las veces que el pueblo raso decidió formar parte activa en el juego de la política, fue pasado por las armas. Siempre, sin excepción. Hoy los pobrecillos viven en el Limbo, absortos en los espectáculos y los bienes de consumo que a diario les ofrecen sus latentes verdugos; apretando el culo, en el temor de quedarse sin trabajo. Estamos todavía a años luz de conocer una verdadera democracia y tonto sería yo si me pusiera a buscarla a estas alturas. Así que, a la espera de ser visitado por la Parca, me quedaré pegado al ordenador, como Mojamuto.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris