Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¿Tiene Obama un amigo en El Vaticano?

E. J. Dionne
E. J. Dionne
viernes, 10 de julio de 2009, 03:48 h (CET)
Cuando el Presidente Obama se reúna con el Papa Benedicto XVI el viernes, no habrá manifestantes católicos de derechas haciendo reproches al pontífice, como hicieron a Notre Dame a principios de este año, por ceder la legitimidad de la iglesia a este político izquierdista.

De hecho, ya sea el beneficiario de la providencia o simplemente de la buena suerte, Obama tendrá su audiencia con Benedicto apenas tres días después de la difusión de una encíclica papal sobre justicia social que coloca al papa bastante a la izquierda de Obama en materia económica. Qué encantadora sorpresa sería que el papa dijera a nuestro presidente que en algunas materias, es simplemente demasiado (BEG ITAL)conservador(END ITAL).

La separación entre las actitudes del Vaticano hacia Obama y las mantenidas por las fuerzas más conservadoras dentro de la iglesia católica americana ha sido evidente desde el momento en que Obama ganó las elecciones.

La minoría conservadora entre los obispos, así como activistas políticos de la derecha católica, ha insistido en juzgar al presidente basándose solo en su apoyo al aborto legal y la investigación con células madre.

Pero claramente el Vaticano ve a Obama a través de una prisma más amplio. El arzobispo Pedro Sambi, el nuncio papal en Washington, ha advertido en privado a los obispos americanos que los ataques duros a Obama amenazan con hacer que la iglesia parezca partidista.

La prensa vaticana ha sido en gran parte comprensiva con Obama, y en un artículo reciente, el cardenal Georges Cottier, que era el teólogo de la prefectura bajo el Papa Juan Pablo II, elogiaba el "realismo humilde” de Obama en el aborto y llegaba a comparar el enfoque del presidente con el de Santo Tomás de Aquino. (Rece porque esto no se le suba a la cabeza a Obama.)

Nadie finge que el Vaticano esté en paz con las opiniones de Obama sobre los asuntos relativos a la vida, y Benedicto mencionó la resistencia de la iglesia al aborto en tres puntos diferentes de la encíclica económica de esta semana, “La caridad en la verdad."

Pero el papa y muchos de sus consejeros también ven a Obama como aliado potencial en cuestiones tales como el desarrollo en el Tercer mundo, su enfoque compartido en la búsqueda de la paz en Oriente Medio, y la apertura de un diálogo con el Islam.

La postura del Vaticano y la respuesta positiva en general al discurso en Notre Dame de Obama por lo menos han calmado temporalmente la oposición manifiesta al presidente entre los obispos americanos más conservadores. Ahora, partes de la jerarquía están trabajando de cerca con la administración en la reforma de la sanidad, la inmigración y la legislación del cambio climático.

La encíclica de Benedicto puede proporcionar la mejor perspectiva para entender porqué un papa visto como conservador ve a Obama más favorablemente que la mayoría de los conservadores católicos en los Estados Unidos.

Mientras que los americanos conservadores, incluyendo a la mayoría de los católicos en sus filas, ven el capitalismo bajo una luz casi enteramente positiva, Benedicto -- siguiendo una larga tradición de enseñanza de la iglesia -- es más escéptico con un sistema arraigado en valores materialistas. En ese sentido, está a la izquierda de sus feligreses americanos.

La carta de Benedicto tenía algunas cosas buenas que decir sobre el sistema de mercado, pero solo si es moderado tanto por “la justicia distributiva como la justicia social." Habló así con aprobación de "la redistribución de la riqueza” -- no es una frase en boca de muchos americanos en la actualidad -- e hizo que los conservadores del mercado libre palidecieran con su llamamiento a “una autoridad política mundial” que supervise la economía global en nombre “del bien común."

Condenó la “corrupción y la ilegalidad” en “la conducta de la clase económica/política de los países ricos." Y oponiéndose a una idea popular entre algunos economistas conservadores del desarrollo, advirtió de que los países no deberían intentar hacerse más competitivos internacionalmente “bajando el nivel de protección acordado con el contrato colectivo de los trabajadores” o “abandonando mecanismos de redistribución de la riqueza."

Pero Benedicto es más democristiano de izquierdas que socialista. Su crítica radical al capitalismo es también una crítica conservadora de las sociedades permisivas, y puso el acento en que “los derechos presuponen deberes, si no van a ser mera licencia." Defendió un " humanismo cristiano" específicamente, discutiendo que solamente “un humanismo abierto al Absoluto” podría evitar “exponernos al riesgo de caer en las trampas de las modas del momento."

Nadie acusará a Benedicto de seguir la moda, que es el motivo de que sus opiniones corten con corrientes importantes tanto del conservadurismo americano como del progresismo estadounidense.

Esto da al papa una perspectiva de Obama de la que los conservadores americanos convencionales carecen, y es el motivo de que esté mucho más abierto a trabajar con el hombre de la Casa Blanca que ellos. Pero Benedicto está también más dispuesto que los progres americanos a discrepar con el presidente -- y, sí, en algunos asuntos, podría llamar la atención de Obama desde la izquierda.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris