Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Reportaje / Arafat   -   Sección:  

Los palestinos intentan imaginar su vida sin Arafat

Redaccin / EP
Redacción
viernes, 7 de enero de 2005, 03:59 h (CET)
"Sab amos que fallecera un d a u otro pero no tan pronto, sin ver una Palestina libre", lamenta Nabil, que encabeza una manifestacin de centenares de cristianos y musulmanes que se detiene a las puertas de la Mukata de Ramala al grito de "Con la muerte de Arafat, todos morimos un poco!".

Horas despu s de que se hiciera pblico el fallecimiento de Arafat, los habitantes de Ramala, vecinos del 'rais' palestino en los ltimos tres aos, no consegu an imaginar sus vidas sin la presencia del dirigente en la Mukata, su cuartel general en Ramala (Cisjordania).

"Nos queda un vaco muy grande pero tenemos que hacernos a la idea y afrontar la realidad. El era la nica persona que una al pueblo palestino y nuestro futuro ahora es incierto", explica Meeral, estudiante de Econom a, que llora junto a su novio frente a la que ser la ltima morada de Arafat.

Para todos ellos, ir a las puertas de la Mukata, con las banderas palestinas y los retratos gigantes del dirigente en las manos, muestra el deseo de unidad y de paz que late en el pueblo palestino.

"No ha habido enfrentamientos frente a la Mukata pese a que Israel lo hubiera deseado. Nuestro presidente era un hombre de guerra pero tambin era un hombre de paz y aprendimos todo de l", estima Mohammed, un estudiante que se une a este acto de duelo.

Entre los manifestantes hay musulmanes y cristianos vestidos de riguroso negro en seal de luto. Entre ellos destacan varios sacerdotes e imanes que han querido mostrar que las dos religiones estuvieron unidas durante el Gobierno del dirigente y debe seguir siendo as .

"Conozco a Arafat desde hace aos y estuve con l por ltima vez el mes pasado. Era una persona muy alegre, con una energ a inusual para su edad. Siempre me impresion su optimismo hacia el futuro y su entrega absoluta", recuerda Ahmed Kanaam, un f sico que trabaja en Jerusaln.

"No veo ning n otro lder palestino que est a su altura. Tal vez dentro de algunos aos s pero ahora, cualquiera que se compare con Arafat saldr perdiendo", asegura Lamia Jalad, una joven madre de familia.

Junto a la profunda tristeza, los palestinos, sobre todo los m s jvenes, no pueden evitar un conocido sentimiento de derrota: por no poder elegir "el lugar en el que enterrar a su presidente", que so aba descansar para siempre en la mezquita Al Aqsa de Jerusaln, por haber asistido a su muerte "por televisi n" y en medio de un gran misterio sobre su estado de salud o por no haber podido "celebrar con l el nacimiento de un Estado palestino".

DESEO DE VENGANZA
Muchos de ellos lo expresan con rabia y deseo de venganza apretando los labios mientras observan el incesante trabajo de las excavadoras, que preparan la tumba del dirigente en la Mukata.

"Arafat fue envenado porque no cedi a la presin. Los l deres rabes lo saben pero deben tener cuidado porque ellos pueden ser los pr ximos", explicaba amenazante Jamal.

Otros prefieren llorar y jurar fidelidad eterna a Abu Ammar, nombre de guerra de Arafat, y "optar por la rama de olivo en lugar del kalashnikov", haciendo referencia al discurso pronunciado por el dirigente ante la ONU en 1974.

"Aunque est muerto, sigue vivo en nuestros corazones y sus ense anzas nos acompaar n. ?Olvidamos a Mahoma cuando muri? No, pues con Arafat ser lo mismo", concluye Luma, una anciana palestina, mostrando una fotografa del dirigente con la mezquita Al Aqsa de fondo.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris