Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Curas de ayer, curas de hoy

María Ferraz (Barcelona)
Redacción
jueves, 9 de julio de 2009, 04:24 h (CET)
A los 150 años del nacimiento de Juan María Vianney, la Iglesia propone una renovación interior a los sacerdotes. Lo primero que llama la atención en su biografía, comparándolo con algunos ministros actuales, es su permanencia ininterrumpida en su parroquia de Ars, abiertas las puertas, desde la aurora hasta bien entrada la tarde, por si alguien tenía necesidad de él, enseñando a amar a Jesucristo presente en el sagrario, así como su disposición para el sacramento de la penitencia: “No es el pecador que vuelve a Dios, sino Dios mismo quien va detrás del pecador y lo hace volver a Él”.

Se pasmaba ante la grandeza del sacerdote: “Dios le obedece: pronuncia dos palabras y Jesús baja del cielo y se encierra en una pequeña hostia”. “Después de Dios, el sacerdote lo es todo, pues tiene los tesoros del cielo: él es quien abre la puerta, es el administrador de sus bienes”. “Todas las buenas obras juntas no son comparables a una sola Misa, porque son obras de los hombres, mientras que la Sta. Misa es obra de Dios”. Y es así, como en su tiempo, organizó una revolución de santidad en toda Francia. ¿Por qué no un cura de Ars en cada parroquia del mundo?

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris