Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Extremismo lingüístico

Raquel C. Cañellas (Barcelona)
Redacción
jueves, 9 de julio de 2009, 03:57 h (CET)
La Ley de Educación de Cataluña impedirá que de 30 horas lectivas a la semana ni siquiera 3 se impartan en castellano. ¿Tan excesivo hubiera sido un 10% de clases en la lengua que nuestros hijos van a utilizar mayoritariamente durante su vida profesional en las empresas?

Pues ni siquiera ese mísero 10%. Han querido que sólo 2 horas sean en castellano mientras habrá 28 en catalán. A veces da la impresión que esta política lingüística tanto en la educación como en las multas a los comerciantes o en otros ámbitos está dirigida por auténticos extremistas y se encuentra alejada de la moderación y el sentido común que nos gustaría a muchas personas de a pie.

Noticias relacionadas

Cuidado con los que buscan pescar en aguas revueltas

Al socaire de la revolución independentista catalana, la izquierda extrema busca su propio golpe de Estado

La experiencia filosófica

Se entiende por experiencia un modo de conocimiento que se basa en la percepción

Sus adicciones irán con usted después de su muerte

Ningún ser humano sabe cuándo llegará su última hora

Los demonios son más listos que nosotros

Ellos juegan en los dos lados del tablero de nuestros enfrentamientos y consiguen su propósito: que nos odiemos.

Odio a lo español y niños como ‘escudos humanos’

Este que escribe cursó la semana pasada un escrito argumentado a la ONU y a UNICEF la utilización de los niños catalanes como ‘escudos humanos’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris