Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Honduras, ¿y ahora què?

Eduardo Ramon Morales (Paraguay)
Redacción
jueves, 9 de julio de 2009, 03:56 h (CET)
El viernes, venciò el plazo concedido por la Resoluciòn de la Asamblea General de la O.E.A., para la restituciòn a Manuel Zelaya a su cargo de Presidente de la Republica de Honduras. En cumplimiento de la mision encomendada por la O.E.A. el Secretario General del organismo Jose Miguel Insulza se constituyò en Tegucigalpa a fin de comunicar a las autoridades de facto para que depongan su actitud.

En conferencia de prensa, el Sr. Insulza manifiesta que la ASAMBLEA GENERAL considera a Roberto Micheletti como un Presidente de Facto, motivo por el cual no se entrevistò con el mismo, aunque si lo hizo con los maximos exponentes de la Corte Suprema de Justicia y con los miembros de la iglesia catolica. El alto funcionario no visualiza la intencion de los golpistas de rever la situacion y reponer al Presidente Constitucional.

En esta situacion extrema, lo que se deduce del viaje la impresion de Insulza es la imposibilidad de una salida institucional, por la polarizacion de la opinion, y la falta de intencion de los golpistas de restituir el orden quebrantado.

Hecho el planteamiento del problema, tenemos un estado de quiebre institucional, ninguna posibilidad de una salida politica negociada y un grave quebradero de cabeza para la Asamblea General de la O.E.A. en sesion permanente, amen de un pèsimo antecedente para la emergente democracia latinoamericana por la posibilidad de abrir las compuertas para futuras aventuras militares.

Se observan tambien una creciente participacion de los propietarios de poderosos medios de prensa en la manipulacion de las noticias y el cese del derecho del ciudadano de recibir una informacion veraz y objetiva.

Ante la grave situacion, una vez mas la O.E.A. no podra influir en la solucion de los problemas,y toda las condenas, declaraciones e intenciones repudiando el GOLPE DE ESTADO quedarà como buenos consejos que se da al hijo descarriado sin posibilidad de aplicar una sanciòn efectiva que persuada al gobierno de facto a deponer actitudes, dado que la O.E.A. contempla en su art. 21 de su carta constitutiva como maxima sancion la suspension del estado.Una intervencion del tipo militar internacional, queda descartada.Por otra parte, bien es sabido que la suspencion, autorizada por la carta, constituye mas una sanciòn moral que tiene por consecuencia la imposibilidad de obtener creditos, y de resultado a largo plazo. Por lo que todo indica que el plan orquestado por los golpistas originalmente, ha obtenido el exito buscado para verguenza de las democracias en el mundo. Asi en pleno siglo XXI, de la informacion, de la modernidad, pasamos a volver directamente a la epoca de las tinieblas.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris