Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Hueco sindicalismo

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 6 de julio de 2009, 22:57 h (CET)
La actitud de algunos sindicatos empieza a pasarse de castaño oscuro. Han demostrado que son incapaces de aportar soluciones dignas a la crisis. Levantan la voz, inoperante e incompetente, cuando no deben y donde no están autorizados. Hablan de la crisis como si conocieran los entresijos de la misma, su origen y su evolución. Ni siquiera son conscientes de que se han convertido en lo mismo que las gallinas de Cafarnaún. Y además son como la gata Flora.

Como prueba de todo lo anterior, no se pierdan la solución que aporta un dirigente sindical, a pesar de su poco prestigio político y su nula repercusión mediática; para él, la solución es “que las empresas no despidan trabajadores”. Sinceramente, uno no sabe si reírse a mandíbula batiente o correrle a gorrazos, que es lo que realmente merece.

Todo un secretario general de un sindicato de clase no puede ir por ahí diciendo palabras huecas y sin sentido; es decir, tonterías. La inmensa mayoría de las empresas españolas no pueden optar por reconvertir a sus trabajadores, ya que carecen de medios. Para eso están los sindicatos. Alguien debe explicar al mundo sindical que el dinero de formación es para eso y no para tapar otros gastos de la organización a cambio de la firma del currito, con la contraprestación del certificado.

Eso de “retener, reclasificar y reubicar”, como dice el dirigente sindical que sigue sin dar un palo al agua, dicho sea de paso, es una frase para la galería. ¿Qué digo? es una mala frase y una peor sentencia. La empresa española no está preparada aún ni puede parar el tiempo para formar a su gente. Ni siquiera lo hace el Estado; piensen que algunas consejerías de educación, de las comunidades autónomas, eliminan los centros de formación e innovación educativa y dejan que sus funcionarios docentes se formen por su cuenta. Y los sindicatos sin levantar la voz. ¡Que no les parezca poca vergüenza!

En un momento en que España es el país que más empleo destruye de Europa, por la dejadez de su Gobierno y el aplauso de los sindicatos de clase, no nos queda otra salida que ruborizarnos y dejar que las empresas busquen soluciones sin contar con el ‘barato sindicalismo’, más preocupado de liberar a su gente para garantizarse la supervivencia que de trabajar por la creación de empleo y el bienestar de la clase trabajadora.

Los sindicatos desconocen la situación económica actual. Y la desconocen porque no les afecta, además de permitirles vivir con holgura. Nunca han sabido reorientar los recursos que el Estado ha puesto en sus manos y mucho menos han sabido gestionar cuanto hace referencia a la innovación, el desarrollo, la inversión y la investigación. Lo suyo es la especulación, que nadie lo dude. Si les sacan de conjugar el verbo pedir — para seguir mamando – poco más saben hacer.

A nuestro ’sindicalismo de gorra’ se le llena la boca de vocablos que no entiende ni sabe aplicar. Incluso en ocasiones se siente inspirado. Y ya se sabe que “nada hay más nocivo para la creatividad que el furor de la inspiración”, decía Umberto Eco.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”

Milagros

Casi todo el mundo cree que los milagros son el resultado de aplicar fórmulas mágicas o de la intervención directa de Dios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris