Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Datos poco alentadores

María Muñoz (Málaga)
Redacción
lunes, 6 de julio de 2009, 15:57 h (CET)
El consumo de cocaína y su porcentaje se iguala ya entre ambos sexos. En un informe de Proyecto Hombre “alertan de un comienzo muy temprano entre los jóvenes, cuya edad media comienza a partir de los catorce años”.

La droga es el ataque más grave que sufre la sociedad actual. Un ataque cuyas consecuencias alcanzan a todos, pero especialmente son víctimas los jóvenes, nuestro caudal más valioso.

Teniendo en cuenta que la cocaína tiene un efecto inicial terapéutico y éste es el principal motivo de su “querencia” pues produce un estado alterado de conciencia vivido como gratificante y placentero: la persona cree que se escapa de problemas, ansiedades, agobios y a la vez, facilita la relaciones sociales, desarrolla la percepción de sentirse importante, libre simpático y objeto de admiración. La trampa es perversa, ya que la fábrica de ilusiones se convierte, en poco tiempo, en una de frustraciones, pero dejando un cerebro “tocado” y en muchos casos “hundido”, según un artículo que leí hace más de un año del Dr. Rosado, en el que también decía que: “en cualquier caso, el cerebro posee potenciales y recursos más que suficientes para conseguir una aceptable recuperación; está claro que se necesita tiempo, persistencia, trabajo…y suerte, pero ¡con lo fácil, barato y eficiente que es desarrollar programas de prevención!” ¿Por qué no se hace?

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris