Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Libros

Etiquetas:   Artículo literario   -   Sección:   Libros

Se marchó junio y nos dejó un legado inestimable de libros, nuevos y viejos

Herme Cerezo
Herme Cerezo
sábado, 4 de julio de 2009, 05:15 h (CET)
Se marchó junio, llevando consigo los primeros angustiosos calores del año. Mayo fue soportable, llevadero, pero junio ha sido terrible. Sin embargo, las editoriales no han dejado de trabajar y, desde ese punto de vista, ha sido un buen mes. Numerosas novedades, y algunas reediciones, han visto la luz de ese sol que ha calcinado nuestro pentágono peninsular.

La primera sorpresa llegó de la mano de un clásico imprescindible: Julio Cortázar. Aurora Fernández, su viuda, allá por la Navidad del 2006, echó mano a uno de esos cajones olvidados que hay en todos los hogares donde se amontonan papeles sin sentido. Y allí apareció un puñado de relatos inéditos del escritor argentino. ‘Papeles inesperado’ ha sido el título que le han puesto al volumen y en él se recogen unos cuantos cuentos ignotos, interesantes tanto por su calidad como por su novedad. Un puntazo de Alfaguara.

La segunda buena noticia vino por parte de la editorial Random House Mondadori que, en su colección Debolsillo y aprovechando la concesión del Premio Cervantes, ha editado a precios asequibles, en torno a los nueve euros, todas las novelas de Juan Marsé. Leí uno que todavía no conocía a pesar de su justa fama: ‘Un día volveré’, una historia de maquis arrepentidos, de anarquistas vueltos del revés. Jan Julivert Mon, otro personaje como el Pijoaparte o el Capitán Blay a los que hay que seguir la pista e incluir en nuestro imaginario particular. Marsé despierta en mí sentimientos encontrados, pero es un autor que no se puede obviar en absoluto.

Planeta editó ‘Esperando a Robert Capa’ de Susana Fortes, a la que entrevisté para este diario, un repaso sobre la vida del fotógrafo André Friedmann, de origen húngaro, que inmortalizó con su cámara la muerte de un miliciano en la Guerra Civil Española. Polémica instantánea allá donde las haya. Garda Taro, su pareja, su amiga, su colega, se inventó el sobrenombre de Robert Capa, bajo el que sus fotografías darían la vuelta al mundo. La novela de la escritora gallega fue galardonada con el Premio Fernando Lara de narrativa. Susana Fortes, de nuevo, se ha internado en el mundo de la Guerra Civil y de las relaciones humanas. De esta misma editorial, nos llegó ‘Ella, que todo lo tuvo’, de la galardonada Ángela Becerra, un libro sobre la soledad y la vida más allá de la pérdida. La novela obtuvo el premio Planeta-Casamérica 2009.

Y llegó la bomba. Miles de lectores de este país esperaban la publicación de Millenium parte tres, o lo que es lo mismo, ‘La reina en el palacio de las corrientes de aire’. Todavía no lo he leído, pero si mantiene el nivel de los dos anteriores, Destino se apunta un tanto importante. De momento las cifras responden: doscientos mil libros vendidos el primer día de una tirada de quinientos mil. Apenas unas pocas fechas más tarde, la editorial anunciaba una segunda edición de cien mil ejemplares más. Larson es, era, un buen bestsellero, con más calidad literaria que otros muchos, aunque, a mi juicio, no llega al nivel de Mankell y su Inspector Wallander, ni al mis estimados Sjöwall y Wahlöö, aquella pareja, literaria y de hecho, que despertaron la novela negra sueca allá por los años setenta con diez títulos de obligada lectura para todos los amantes del género. A destacar de la edición la espléndida traducción (creo que un porcentaje muy alto de su éxito en España se debe a ella), sin olvidar todo el runrún del misterio sobre los derechos de autor del escritor sueco.

Tobías Wolff también nos deleitó con la publicación por Alfaguara de su recopilación de cuentos titulada ‘Aquí empieza nuestra historia’. Algunos relatos son nuevos, otros proceden de libros anteriores. Qué gran talento el de este escritor norteamericano, qué gran capacidad para convertir historias intrascendentes en relatos hechos y derechos. Lo cotidiano adquiere aquí rango literario de primera magnitud.

Jesús Duva, también le entrevisté para SIGLO XXI, publicó un espléndido libro reportaje, o de investigación, como prefieran, sobre El Solitario, ese atracador de bancos que durante trece años asoló las entidades financieras de medio país. Duva ha construido una obra que, en unos momentos parece novela policial pura y dura y en otros el retrato de una crónica social. Su título ‘El Solitario. La caza y captura del atracador de bancos más famoso’. Un buen trabajo editado por Santillana Ediciones a través de su sello Aguilar.

Junio, con esto acabo, también se convirtió en el punto de arranque de uno de los concursos literarios de mayor prestigio del pentágono peninsular. Y así la editorial Destino lanzó las bases del Premio Nadal 2010, cuyo plazo de entrega de originales finaliza el 30 de septiembre próximo. 18.000 euros en juego. El Nadal siempre tuvo un gancho especial para mí, sin olvidar el toque de distinción que le otorga su concesión en la noche del seis de enero, el día de Reyes, esa fecha que sirvió para que muchos perdiéramos la inocencia y otros muchos descubrieran la magia de lo imposible.

Casi al mismo tiempo que se iniciaba la carrera para el Nadal, el día 15 de junio, se cerraba el plazo para las obras que competirán por el Planeta de este año. A estas fechas, pues, ya están todos los originales en el horno, prestos a ser devorados por los comités de lectura. 601.000 euros para la novela que, con más de doscientas páginas de extensión, se lleve el gato al agua. Los autores se frotan las manos. ¡Y Hacienda también!

Se han publicado muchas otras obras, pero a mí me apetecía comentarles éstas, mis improbables. Y nada más. De cómics ya hablaremos en otra ocasión.

Noticias relacionadas

El agudo análisis de Caballero Bonald sobre103 personajes del mundo cultural del siglo XX

Crítica de la obra 'Examen de ingenios'

La parada de tu mirada

Un poema de Esther Videgain

Dolor

Cuentos de sor Consuelo

Conociendo a … Álvaro Merino

Entrevista a Álvaro Merino

El desamor a nuestros yos

Un poema de Esther Videgain
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris