Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿Refundación, reafirmación, o qué?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 4 de julio de 2009, 05:10 h (CET)
Cumplido un año de la celebración del XVI Congreso Nacional de PP, celebrado en Valencia donde Rajoy fue elegido por segunda vez presidente del Partido Popular, por cierto, las cabronadas que ha tenido que aguantar, y sigue aguantando, para obtener este refrendo, los populares, como si de una peregrinación a la Meca se tratara, se han reunido de nuevo en la capital de la Comunidad Valenciana para no se sabe muy bien que celebración.

En el partido de la derecha se habla por un lado de acto de reafirmación, de reafirmación de qué, hay quien habla también de refundación, pero lo cierto y verdad es que si entramos en la de la reafirmación la cosa está bastante oscura, porque hay que tener en cuenta que en el PP, desde que Aznar tomó sus riendas, se ha hablado de partido de centro, de centro derecha, de centro reformista, de liberal y hasta hubo un momento en que el que fuera portavoz del gobierno de Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, dijo que Aznar estaba aplicando una política socialdemócrata. No sé si se me olvida alguna ideología más, seguro pero seguro que sí. Pero hay quien en el PP por desprenderse de ese lastre habla de refundación. ¿Refundación? Si esto es el camino de la refundación ¿qué espacio ideológico le queda al PP? ¿Volver a sus origines, que, por cierto, en realidad nunca ha abandonado, es decir a la derecha de siempre? Eso más que refundar es volver a ser lo que nunca se dejó de ser.

Su puede llegar a pensar en el resurgir de un nuevo ideario: El Marianismo. Pero no creo que merezca la pena porque está claro que Mariano Rajoy, antes o después, será apeado de su cargo, tiene enemigos/gas muy fuertes y muy ambiciosos/sas dentro de su partido. Rajoy es un hombre con los días contados. En el Partido Popular saben que no es un personaje atractivo para las masas, que su carisma es más que limitado limitadísimo. No sabe llegar a la gente y su verborrea política es muy corta y por ese motivo hace que se repita una y otra vez en lo mismo, lo cual, indudablemente, cansa a los que le escuchan. Yo les aconsejaría a los del PP que optaran por la refundación, una refundación en la que se pudiera refundir a Mariano Rajoy por si hay, aún, algo de aprovechable en él, cosa que dudo.

Lo malo de Rajoy, es que para ser presidente del Gobierno depende de los votos de madrileños y valencianos y en lo que respecta a los votos de los habitantes de la villa y corte, alguna pensará que porque no aprovecharlos ella. Camps le ha prometido a Rajoy millón y medio de votos de los valencianos, cosa que no ha hecho Esperanza Aguirre. En cualquier caso Rajoy puede seguir peregrinando anualmente a Valencia para recordar viejos momentos de gloria.

Noticias relacionadas

Más cines en Gijón

La ciudad con más habitantes de Asturias tiene cines en el extrarradio

Políticos bajitos

Al sacrificado pueblo español, capaz de resistir y soportar tanto descalabro

Gracias al tercer poder, los separatistas han sido frenado

Las críticas feroces de los nacionalistas contra lo que ellos definen como judicialización de la política, no son más que la expresión del desencanto por su fracaso gracias a la acción de los tribunales, únicos que han conseguido frenar el intento de romper la unidad de España

Retrocedemos en lugar de avanzar

Ya se sabe que la unión hace la fuerza y que la discordia nos debilita

La despiadada crueldad del presupuesto de Trump

​El lunes, el presidente Donald Trump presentó su propuesta de presupuesto para el 2019
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris