Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

A Baltasar Porcel

Mario López
Mario López
sábado, 4 de julio de 2009, 05:08 h (CET)
Recuerdo en julio de 1979, cuando mis padres me echaron de casa por querer ser artista, cómo me fuí a Barcelona. Sin dinero, con unas maquetas grabadas en Kirios, una gramática catalana, un diccionario castellano-catalán y la novela "Els escorpins" de Baltasar Porcel. Ha muerto.

El hombre que me ayudó a conocer y a amar a una de las ciudades más bellas del mundo. Al puerto más encantador del Mediterraneo. Al barrio gótico, el Zeleste y Sisa. Ha muerto Baltasar sin saber el poso de ternura que ha dejado en mi alma. Esa inmensa ternura que da la embriaguez musical al lado de la catedral, al lado de la dársena del puerto. De madrugada tomando leche con recortes de ensaimada, regalo del panadero del barrio chino. Las Ramblas, Pep Laguarda y Tapineria, Pau Riba y el tesoro dorado de una canción besada en los labios de una mujer adolescente que me abraza en un espacio sin tiempo, en un sólo órgano. Baltasar Porcel, vivirás en mi recuerdo como tinta indeleble.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris