Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La globalización: Hacia un nuevo equilibrio global

Javier Biosca
Redacción
domingo, 5 de julio de 2009, 18:22 h (CET)
Recientes estudios históricos parecen confirmar que probablemente D. Cristóbal Colón, el descubridor de América, fue de origen catalán : Critòfol Colom, el hecho que se le tenga como italiano no contradice esta tesis, pues en aquellos tiempos el imperio catalán y por ende el de la Corona de Aragón, se extendía por una buena parte de Italia.

Si empezamos trayendo a colación algo que puede parecer anecdótico, es porque a nuestro entender, este proceso que hoy denominamos Globalización, empezó el 12 de Octubre de 1492, precisamente con el descubrimientos de las Indias Occidentales : con el descubrimiento de América.

Efectivamente es precisamente el hecho de que la Tierra sea redonda y finita el que determina y posibilita esta realidad que a día de hoy llamamos “Globalización”. Pues bien, en nuestra opinión este proceso, ha tenido un recorrido de génesis y desarrollo , para redondear, de 500 años, y para referenciar en el tiempo : desde el descubrimiento de América, hasta la caída de las torres gemelas en Wall Street.

Pero qué ha pasado en estos quinientos años, pues simplemente un proceso de conquista, colonización, independencia, explotación y administración de todos los territorios descubiertos, incluyendo además del territorio a las personas y los recursos naturales, con todo lo que ello conlleva.

Desgraciadamente, la historia de la humanidad, es la historia de sus guerras, que ahora, no es el momento de explicar, pero que haciendo abstracción, tenemos que instalar en nuestros razonamientos para que las conclusiones a las que lleguemos sean metodológicamente correctas.

Hoy hablamos de calentamiento global y de crisis global, este es un adjetivo que se ha incorporado en nuestro leguaje cotidiano cuando hablamos de la realidad física de este esférico planeta llamado Tierra y cuando nos referimos a los procedimientos económicos, sociales y espirituales que se han venido utilizando y se utilizan para gestionarlo.

Además del principio 1492 y del final 2001 del proceso, hay fenómenos referentes que han sido determinantes en la configuración de la Globalización: la Revolución Francesa, la Revolución Bolchevique, la caída del Muro de Berlín, la aparición de Internet y las nuevas tecnologías de la información. Desarrollar cada uno de estos temas para explicar en que grado y en que medida han participado en el proceso, seria motivo para escribir un libro, pero a los efectos que ahora interesan, al igual que antes, sólo tengámoslos en cuenta, para que las conclusiones a las que lleguemos sean axiomáticamente correctas.

Algo hemos hecho mal en todo el desarrollo y en la consolidación de la Globalización para que el resultado a día de hoy, todos estemos de acuerdo en calificarlo de crisis global. La máxima de Shakespeare de que “ Bien está lo que bien termina “ hoy por hoy no es aplicable y la Humanidad se ha de plantear seriamente cómo corregir el rumbo, para llevar la nave de la Globalización a puerto seguro.

Si los vaticinios de Karl Marx -por otra parte absolutamente ciertos- del derrumbe del Capitalismo, no se han cumplido es por que como muy bien nos explicó J.A. Schumpeter, el capitalismo constantemente está innovando, y de esta manera, va creando automáticamente su propia regeneración. Enfocando así el problema las crisis no son nada mas que procesos de destrucción creadora y para entender cómo las crisis se han ido modulando en el espacio y en el tiempo, la luz nos la da J.M.Keynes cuando en 1936, precisamente después de la Gran Crisis 1929 y justamente en medio de las dos Grandes Guerras Mundiales, nos demuestra que las crisis son compatibles con el equilibrio económico: “ Lo grave no estar en crisis, lo realmente grave es no estar en equilibrio.” Sin saberlo, el mundo hasta el día de hoy ha sido y es Keynesiano .

Pero lo que en otro tiempo fue la Gran Crisis hoy ya no la llamamos así, sino que la denominamos Crisis Global, obviamente las recetas –veladas o no- de Keynes ya no son eficaces y esto es notorio y ostensible, cuando en los últimos meses hemos observado atónitos, como las medidas de todos los gobiernos de nada han servido y hoy por hoy no se vislumbra cómo dentro de la “crisis global” podamos encontrar ese anhelado equilibrio keynesiano, sin el cual, es imposible la supervivencia del capitalismo.

El capitalismo se basa en la expansión y conquista de los mercados, si estos mercados ya no pueden crecer porque hoy son globales, o encontramos otro Cristóbal Colon, que descubra un nuevo planeta habitable y colonizable y que a la vez nos proponga un método técnicamente viable para hacerlo, o estamos abocados a encontrar un nuevo modelo para gestionar la Globalización, de tal suerte que cambiemos la expresión de “crisis global” por la de “equilibrio global”. Este es nuestro reto actual.

Si somos capaces de encontrar ese nuevo concepto, que de momento hemos denominado “equilibrio global “ , de manera , racional, dialogada, razonable, razonada, científica, solidaria, integradora. haremos un salto de gigante y alcanzaremos ese “cambio global”; si no lo conseguimos, ya sabemos como históricamente se han resuelto esos problemas : con las guerras. Pero ojo al

dato, la guerra hoy sería global y de consecuencias desconocidas e imprevisibles.

Que camino queremos coger? La decisión es o debería ser nuestra.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris