Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Hoy estoy contento

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 2 de julio de 2009, 07:26 h (CET)
Hoy estoy contento. Acabo de enterarme a través de distintos medios de comunicación de que un millón y medio de ricos han dejado de serlo por la crisis. La noticia es una buena noticia, por cierto no entiendo por qué se le ha dado tanta difusión ya que las buenas noticias suelen ocupar poco espacio en los medios informativos, abundan más las malas. Digo que es una buena noticia porque al parecer y afortunadamente, las nefastas consecuencias de la crisis no nos han alcanzado a los miles de millones ciudadanos no ricos que estamos pisando suelo tarráqueo. Solo ha afectado a los que son ricos y es normal, los demás como nada teníamos, ni tenemos, nada podíamos perder.

Conocí a una persona que solía decir que en esta vida cuantas más cosas posee uno mucho peor, y tenía razón. Más quebraderos de cabeza y más temor a perderlo todo. Cuantos millones de ciudadanos ricos han vivido momentos de zozobra al comprobar cómo se les iba yendo o reduciendo su patrimonio. Esa situación no la hemos vivido el resto de los humanos. Como máximo podíamos perder nuestro ya precario empleo y bien mirado perdíamos muy poco ya que según los sesudos fracasados que gestionan, muy mal, la economía mundial, lo de “gestionan” lo digo en sentido metafórico, más cierto es decir que la han lesionado, lo que estos “exégetas” del mundo de la economía y de las finanzas pretenden es que se abarate el despido y los salarios. Con lo cual de alguna forma están protegiendo el único patrimonio de que disponemos los no ricos ya que, según dicen, el abaratar el despido creará (¿) más puestos de trabajo y en lo referente al salario cuanto menos dinero tengamos menos gastaremos. El dinero no trae más que vicios. Sobre todo el de comer todos los días; eso es algo contra lo que los humanos nunca hemos podido luchar para evitarnos esta lacra social que es el vicio de comer. Si no comiéramos y si además emulamos a Adán y Eva en el Paraíso, me refiero a la desnudez –Adán y Eva no tenían el problema de las marcas de las prendas de vestir- podríamos trabajar por la paja y digo por la paja porque esta de algún modo nos sería necesaria para habilitar un jergón donde tumbarnos después del trabajo con lo cual la economía mundial no sufriría altibajos y los ricos no padecerían esos traumas al ver como disminuyen sus bienes terrenales, porque el cielo según dijo alguien, yo no lo creo, es para los pobres, aunque es posible que ni eso, pues ya sabemos lo que cuesta un viaje espacial.

En cualquier caso en la noticia a la que me refería en principio dicen que se trata de algo temporal, aseguran que para 2013, la riqueza de los millonarios ascenderá a 48,5 billones de dólares, más que los 40,7 millones de 2007. O sea, que en 2013 las aguas volverán a su cauce. Los millonarios, los de siempre, seguirán siendo millonarios y los pobres seguirán siendo pobres. Todo en orden y todo normal. Hoy estoy contento.

Noticias relacionadas

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155

El mundo material es la escoria, el Más allá la realidad

El cuerpo del alma está constituido por una estructura de partículas

La epidemia de la desesperación

Un pueblo desesperado es un pueblo sin futuro

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris