Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Cambalache catracho

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 1 de julio de 2009, 05:49 h (CET)
Los cambios ocurridos en el pais catracho (Honduras) han de afectar hondamente a la región.

Allí las acciones de uno pueden trabajar en pro de su enemigo. El giro de Zelaya hacia Venezuela hizo que sus contricantes ganasen a los poderes judicial, legislativo y militar para deponerlo. Empero, quienes lo derrocaron han terminado agigantándolo.

Zelaya aparece hoy como la víctima de un golpismo que se pensaba quedaría erradicado en América Latina y el Caribe y ha concitado apoyo unánime en la diplomacia mundial. Sus detractores sostienen que él apenas tenía un 30% de apoyo en las encuestas y que la consulta que él había convocado para el 27 de junio sería no legal, no supervisada y no podría alterar la ley. Si ésto es así debieron trabajar para que cuando Zelaya culminase su cuatrenio constitucional fuese remplazado electoralmente.

El golpe, en vez de lograr que el chavismo se aisle o pierda fuerza en la región, le ha potenciado. El nuevo mandatario Micheletti tendrá el apoyo de las instituciones y élites tradicionales de su país pero está creando un foso hondo con varios de sus propios sectores populares y con toda la comunidad internacional, la cual condena al cuartelazo.

Zelaya se ha convertido en el único mandatario de toda la región que ha sido depuesto por un cuartelazo. Si su remplazante Mich eletti se consolida en el poder se crea un precedente para que en el resto de América Latina y el Caribe mandatarios electos por los votos puedan ser substuidos por la acción de las botas.

Si Zelaya vuelve a Honduras y lidera un movimiento social que le restituya en el poder ello podría generar una ola radical que se esparza por toda las Américas.
Washington debe buscar un compromiso a fin de abortar ambas tendencias.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris