Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La vuvuzela y el racismo y el fútbol

Eamon Sheeran (Murcia)
Redacción
martes, 30 de junio de 2009, 05:30 h (CET)
En un artículo de John Carlin en "El País" (28 junio) "El desaire de las trompetas" se lee: "Aquel zumbido constante, como si se tratara de 20.000 avispas enfadadas, que se ha oído por televisión en todos los partidos de la Copa Confederaciones, tiene su origen en la incansable devoción de los hinchas por sus vuvuzelas".

He aquí que yo pensaba que los hinchas iban a los estadios a ver fútbol, y no para demostrar su capacidad nula para tocar música. Xabi Alonso no ha metido la pata . Al contrario, tiene toda la razón; este instrumento debería ser prohibido en los campos de fútbol.. Pasa de sobra los niveles aceptables de decibelios. Y eso de que sus comentarios(de Alonso) son racistas son de pena. Si hubiera 20.000 hinchas blancas tocando la vuvuzela se diría lo mismo. Y si nos ponemos todos a ir a los campos con bombos,¿qué pasaría? La FIFA debería prohibirla. El períodico The Sowetan,( "el gran periódico negro surafricano" según El País) dice que si a los aficionados extranjeros les molesta el ruido, que no vengan, y remata declarando: "Si no aguantas el calor, no entres en la cocina". ¿No habrá algo de racismo aquí? Pero,¿quién habrá oído de racismo contra los blancos? Pues hay que ser bastante ignorante o cínico para no admitir que pueda haber racismo por parte de otras razas. No es patrimonio de los blancos. Pero dejando la vuvuzela aparte, me pregunto cómo es que se le ha dado a Sur Africa el Mundial de 2010. Los campos de fútbol parecen patatales. No se rieguen. La "aficción" parece que va más para ser visto, perdón, oído ella que para ver los partidos. Y si encima vamos a tener que aguantar la vuvuzela, pues vaya fiesta de fútbol que vamos a tener. El hecho de que sea "la costumbre de la hinchada local" no la convierte en un hecho aceptable para la comunidad internacional. El Mundial es de todos los países. El hecho de que se celebre en Sur Africa no le da derecho a ese país a imponer una costumbre que empobrece el deporte.No tenemos que bajar el volumen de nuestros televisores los 2000 millones de aficcionados del mundo por el capricho de unos decenas de miles de supuestos amantes del fútbol.Si no saben montar un Mundial sin reventar los oídos, pues que se queden sin Mundial. Se sabe,evidentemente,que para eso ya es tarde. Pero decirlo, podemos¿verdad? Y el dinero que se gastaría en montarlo se podría haber dedicado a ayudar a los millones de enfermos de sida , y a los millones de mujeres violadas(según un estudio riguroso publicado la semana pasada en la prensa inglesa; y no sensacionalista) Como dije antes,no es fácil entender por qué Sur Africa ha sido elegido para celebrar el Mundial de 2010. ¿Seré racista? Todo el mundo sabe que La Copa Confederaciones existe por el capricho de un jeque del petroleo aburrido. ¿Y la sede del Mundial? ¿Capricho de Blatter y compañía,quizá?

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris