Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Mujeres engañadas

Lucía Rivera (Barcelona)
Redacción
martes, 30 de junio de 2009, 05:26 h (CET)
Según encuestas tales como la General Social Survey y el Eurobarómetro, las tasas de felicidad femenina en el occidente desarrollado han disminuido en los últimos 35 años, a pesar de que se haya ganado la batalla por la igualdad de oportunidades, el acceso a una profesión remunerada, a la anticoncepción y al aborto, y el divorcio sea cada vez más asequible.

Estos hechos, enarbolados como logros históricos por un feminismo que incitaba a las mujeres a la búsqueda a ultranza de una vida fácil y feliz, a costa de romper compromisos o renunciar a la fe religiosa, se han vuelto contra ellas al facilitar la disgregación de la vida familiar. La socióloga Lisa Graham McMinn afirma: Este enfoque individualista no nos hizo felices, sino que nos dejó más solas. Pues el individualismo sólo redime cuando el deseo de realización personal va unido a la idea hacer algo bueno por los demás. De manera que yo me ocupo de mí misma, me formo y persigo mis objetivos no en primer lugar para ser más feliz, sino porque pertenezco a un mundo que necesita que dé lo mejor de mí misma. Y cuando contribuyo al bien de los demás, entonces encuentro la felicidad.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris