Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hoy opino de fútbol

Marino Iglesias Pidal
Redacción
martes, 30 de junio de 2009, 05:24 h (CET)
Más que de fútbol, de personajes relacionados. Y digo yo que, forzosamente para ser con la actualidad coherente – aunque cuando ésta se publique ya habrá quedado un tanto obsoleta –, debo comenzar por Villa, y lo haré sin prólogo: Si yo gobernara el Madrid no lo ficharía. Ahora el porqué a modo de epílogo que no me saltaré. Un delantero centro, al igual que un defensa central, para ser realmente excepcional, puede tener alguna deficiencia en la cadena de virtudes que serían deseables, pero hay una condición de la que no puede carecer: fuerza de carácter.

Se podría hacer una retahíla de las virtudes de Villa, pero, es deficitario en la fundamental. Por dejarlo aún más claro, si Villa tuviera el CARÁCTER de un Pepe o un Puyol, ¡entonces sí lo ficharía!

Otro jugador, MUY sobrevalorado, que tampoco ficharía: Torres.

Uno subvalorado que, no por lo que le he visto en la selección, que también, sino por lo que ya le vi antes de que se fuera a la liga inglesa y que, en aquel momento, me hizo preguntarme por qué le dejaban escapar: Riera.

Al que ficharía a ojos cerrados, ¡y qué alegría me daría el poder hacerlo! Rivery.

Del Bosque. Mira que es gordo, pues más gordo aún que a mí me cae, y lo que me alegra que en el desvarío de su oscuridad mental se haya ido al cruce con “Picoflorido”. La cara no sólo es el espejo del alma, sino también de la mente, y me digo al ver a Vicente: no seas impaciente, ya caerá el incompetente. La pena es que, cuando en el Madrid cayó, Raúl no lo acompañó.

Debo acabar, ya estuvo bien de marujonear.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris