Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Garoña sí o no

Sergio Brosa
Sergio Brosa
lunes, 29 de junio de 2009, 04:34 h (CET)
La central nuclear de Santa María de Garoña el 3 de julio de 2006 solicitó al Ministerio de Industria Comercio y Turismo la renovación de la autorización de explotación para el periodo 2009-2019 y en virtud de la Ley 15/1980, artículo 2, apartado b, que atribuye al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la función de emitir informes al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, relativos a la seguridad nuclear, protección radiológica y protección física, previos a las resoluciones que éste adopte en materia de concesión de autorizaciones para las instalaciones nucleares, presentó su informe favorable al MITyC en carta de fecha 5 de junio de 2009.

En la referida carta al Ministerio, acompañada de la documentación pertinente, dice el CSN que se ha realizado un seguimiento y supervisión continuos de la explotación de la mencionada central durante el período de vigencia de la autorización actual y del cumplimiento de las condiciones aplicables sobre seguridad nuclear y protección radiológica. Asimismo, se ha evaluado la Revisión Periódica de la Seguridad correspondiente a los años comprendidos entre el 1-1-98 y el 31-12-07, el Plan Integrado de Evaluación y Gestión del Envejecimiento, el Plan de Gestión de Residuos Radiactivos, el Estudio del Impacto Radiológico Asociado a la Operación de Largo Plazo y el resto de documentación presentada por la central nuclear.

El CSN aprobó en su reunión del 20 de octubre de 2006 emitir a la central una Instrucción Técnica Complementaria mediante la cual le requería el análisis de nueva normativa no incluida hasta ese momento en las bases de licencia de la central.

El CSN en sus reuniones del 13, 20 y 27 de mayo y 3, 4 y 5 de junio de 2009, ha estudiado la solicitud del titular de la central nuclear Santa María de Garoña, así como los informes que, como consecuencia de las evaluaciones realizadas, ha efectuado la Dirección Técnica de Seguridad Nuclear. Y en la reunión del 5 de junio acordó remitir un informe favorable a la renovación de la autorización de explotación por un período de diez años, siempre que la explotación se ajuste a los límites y condiciones que a tal efecto establece. Acuerdo que se toma, dice el CSN en la mencionada carta, en cumplimiento del apartado b) del artículo 2º de la Ley 33/2007, de 7 de noviembre, de reforma de la Ley 15/1980, de creación del CSN.

El Consejo de Seguridad Nuclear se creó como ente de Derecho Público, independiente de la Administración General del Estado, con personalidad jurídica y patrimonio propio e independiente de los del Estado, y como único organismo competente en materia de seguridad nuclear y protección radiológica. El Estatuto por el que se rige el CSN fue aprobado por el Gobierno, el Congreso de Diputados y el Senado y su constitución lo fue por ley. De manera que, al igual que a los soldados de reemplazo el “valor se le supone” como rezaba en las cartillas militares, la capacidad técnica y la autoridad competencial en materia de seguridad nuclear, se le supone también al CSN.

Así pues, en esta época de zozobra económica, de necesidad de fuentes energéticas no contaminantes y convergencia hacia la independencia de los combustibles fósiles, no se comprende cómo José Luis Rodríguez Zapatero mantiene el suspense sobre la continuidad o no de la central, habida cuenta del seguimiento realizado y el informe del CSN favorable a un nuevo período de explotación.

¿Una promesa electoral? ¿Qué más le dan las promesas electorales o no a Zapatero que no hace sino incumplir sistemáticamente sus promesas? ¿Es capaz de una medida de semejante alcance antieconómico como es el desmantelamiento de una fuente de energía eléctrica que este país necesita como agua de mayo? Para su progreso económico, para disminuir la factura exterior, para reactivar la economía y para ahorrar dinero en definitiva.

Ya cansa esta cantaleta irremediable a la negligente gestión de Zapatero, la más mediocre desde los tiempos de Indalecio Prieto y Calvo. Durante la campaña “no había crisis” y ahora la hay ¿dónde queda el progresismo se ZP? Rectificar es de sabios.

¿Negar la continuidad de la central nuclear de Garoña será otra medida populista? ¿Para agradar a los ecologistas antinucleares? ¿Qué estudios y seguimientos de la central ha realizado Greenpeace, pongamos por caso, para recomendar tan vivamente su cierre? ¿Tiene realizadas inspecciones y seguimiento de la explotación de la central que contradigan el informe del CSN? ¿Tiene Greenpeace publicado un informe que sostenga la conveniencia de no prorrogar la Licencia de explotación a la central de Garoña? porque en su web tan sólo aparecen vaguedades genéricas sobre la supuesta peligrosidad de las centrales nucleares y ni tan siquiera explica que la moratoria nuclear está derogada. El Dictamen Técnico del CSN relativo a la solicitud de renovación de la autorización de explotación tiene tan sólo 75 páginas ¿lo ha leído alguien de los que enfervorizadamente claman por el cierre de la central de Garoña? ¿Hay algo más que palabrería?

Es manifiesto que Garoña no ha llegado al final de su vida útil, razón por la que el CSN se muestra favorable a la prórroga de la Licencia por 10 años más, con los ajustes preceptivos, como cualquier otra máquina precisa de un mantenimiento y puesta al día para proseguir con su vida útil.

El programa del PSOE dice que se sustituirá de forma gradual la energía nuclear por otras seguras, limpias y menos costosas "cerrando las nucleares de forma ordenada en el tiempo al final de su vida útil". Pero por el momento no hay sustitución posible. Más aún, en esta época también de fundamentalismo ecológico y de reducción de emisiones a la atmósfera, la energía nuclear es hoy la solución al incremento de la demanda energética y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, como estamos viendo en los países desarrollados de nuestro entorno. Afirmar que España es exportadora de energía eléctrica es desconocer el saldo negativo de las transferencias con Europa.

Si no fuese por la incompetencia gestora del Govern de la Generalitat de Catalunya, la perentoria conexión eléctrica con Francia para suministrar electricidad generada en las centrales nucleares galas, para suplir las carencias energéticas del norte de Catalunya y la imprescindible energía “limpia” para el tren de alta velocidad, sería ya una realidad.

Entes de Derecho Público como el Consejo de Seguridad Nuclear se crean para controlar la marcha de la explotación nuclear en este caso y para ayudar a los gobiernos a tomar decisiones de trascendental importancia estratégica de país, como es la continuidad o cierre de la central de Garoña. Hacer oídos sordos al informe y opinión del CSN en este caso es cerrar los ojos ante la visión de brotes verdes distintos de la alfalfa.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris