Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cambiar el sistema: ¡Qué iluso!

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
viernes, 26 de junio de 2009, 03:22 h (CET)
¡Qué pena!, ya casi no se oye nada sobre cambiar el sistema, ya nos hemos olvidado de las grandes medidas de control y de reforma, tanto decir que había que cambiar el sistema productivo, tanto oír que había que reformar los sistemas financieros, tanto pedir medidas de control par las entidades financieras . . . parece ser que conforme se comprueba que ya hemos tocado fondo y se vislumbra ya una lenta (lentísima) recuperación; los diferentes poderes políticos, económicos, financieros, empresariales, etc., se van poco a poco olvidando del profundo cambio y control del sistema, volviéndose a confiar en su tan cacareada autorregulación.

¡Penoso! ¿Y eso, a que nos lleva?, pues que no hemos aprendido nada, que somos unos conformistas y que preferimos continuar con lo conocido, aunque sepamos que es malo, a afrontar con valentía un cambio total.

Nuevamente será el propio sistema el que organice y dirija la economía; se volverán a crear burbujas especulativas que con el paso del tiempo nos volverán a explotar en las narices y provocaran otras crisis, así es el sistema capitalista, el sistema que no nos atrevemos a cambiar y que vamos a dejar de herencia a nuestros hijos y generaciones venideras, el sistema que debido a la especulación y el abuso produce crisis económicas y financieras cada quince años con las consiguientes cifras de paro, etc.

Cada vez que se producen estas, los que lo defienden las llaman “autorregulaciones del sistema”.

Y ¿porqué os cuento todo esto? Pues por que últimamente ya no oímos hablar de las grandes medidas aprobadas por el G-20 para cambiar el sistema.

Un ejemplo, el otro día leí en un periódico de tirada nacional cómo los grandes magnates, asesores y agentes financieros de la entidades que dirigían y dominaban Wall Street antes de la crisis (o sea los causantes de la especulación, el mercadeo y el hundimiento del sistema), que fueron despedidos como causantes de ello, pero eso sí tras cobrar grandísimas y multimillonarias cantidades como consecuencia del blindaje de sus contratos, están volviendo a ser contratados por las grandes entidades financieras, para que sean ellos mismos los que dirijan la salida de la crisis y frenen, “utilizando todos sus medios”, las posibles medidas de control de mercados que quieran implantarse, por suaves que fuesen.

De ahí, las grandes presiones que están recibiendo los diferentes gobiernos y la gran tentación de estos de no cambiar las cosas, a cambio de iniciar el descenso de las tasas de desempleo que tanto les desgasta, pero . . . ¿a que precio?.

Esta crisis la provocaron unos, la pagamos otros y siempre, salen beneficiados los mismos, concretamente los que la provocaron.

Dejémonos de pamplinas, complejos y miedos, tomemos al toro por los cuernos y cambiemos las cosas de una vez. Cambiemos el sistema, no dejemos esta herencia a las próximas generaciones y apostemos decididamente por el cambio del sistema tomando las medias que requiere la situación y que a su vez están avaladas por economistas de prestigio.

¿Cuales son?, las de siempre, las lógicas y coherentes:

- REFORMA DEL SISTEMA: Prohibición de productos financieros derivados: Prohibición o regulación de los hedge funds. Aumentar el porcentaje obligatorio de reservas bancarias con respecto a préstamos concedidos. Restituir en todo el mundo la legislación Glasss Stiegel Act que separa claramente la banca comercial y la inversión, manteniendo al sistema financiero a salvo de las turbulencias bursátiles. Crear un Organismo público de control que evite la entrada de productos inseguros en los mercados. Nacionalización de entidades financieras en dificultades, para mantener el crédito.

- COORDINACION INTERNACIONAL: Acabar con los paraísos fiscales. Introducir una Unión Monetaria Internacional que penalice la especulación con el cambio de moneda. Estabilizar las tasas de cambio y avanzar hacia una moneda mundial. Limitaciones y controles a la libertad de capitales. Democratizar el FIM y orientar su función hacia el desarrollo. Plan de créditos blandos y donaciones para los países pobres y condonación de su deuda.

- AUMENTO DEL GASTO PUBLICO: Para la actividad productiva y la creación de empleo: Para infraestructuras (con prioridad del transporte público). Para investigación e innovación. Para mejorar y extender los servicios públicos y el estado del bienestar. Reforzar y extender las coberturas del desempleo.

- SISTEMA IMPOSITIVO: Aumentar los impuestos del capital y las rentas altas. Adoptar medidas fiscales que eviten la deflación de los salarios bajos. Perseguir el fraude fiscal interior. Establecer mecanismos de control para evitar la evasión de impuestos de las multinacionales y empresas que operan en el exterior. Aplicar una tasa impositiva a todas las transacciones financieras.

Ahí esta; una reforma total del sistema, en una carátula de folio, pero una reforma total, no seamos conformistas, aspiremos a cambiar totalmente el sistema y no nos resignemos a que nuestros hijos tengan que ir a las listas del paro cada diez o quince años .

No seamos ilusos; el sistema no va a permitir este cambio, los gobiernos no se van a atrever a realizarlo, tendremos que ser las organizaciones sindicales, las organizaciones ciudadanas, los movimientos sociales, los propios trabajadores y ciudadanos, los que a través de nuestra presión y movilización forcemos estos cambios.

Merece la pena movilizarse, merece la pena presionar. Merece la pena intentarlo, no seamos ilusos, no basta con maquillajes superficiales y artificiales, HAY QUE CAMBIAR EL SISTEMA.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris