Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Economía: El nudo gordiano y la negociación

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
viernes, 26 de junio de 2009, 03:20 h (CET)
Antes de nada, quiero pedir disculpas por el descaro que supone “escribir” de economía para alguien que no ha sabido nunca administrarse a sí mismo.

Considero, no obstante, que España, desde el punto de vista económico, se encamina hacia eso que se llama: “El nudo Gordiano”. Que, como la mayoría sabrán, se trata de un nudo “imposible” de desatar; es decir, de un problema irresoluble que, al final, requiere le sea aplicada la formula de Alejandro Magno –que no se andaba con chiquitas- que lo “deshizo” de un tajo con su espada. Lo que, moralmente, deja bastante que desear como es fácil deducir.

Y que todo pase por una más que difícil solución en el tiempo, en un corto espacio, hace que se escriba mucho de economía; de la crisis económica, incuestionablemente, que tiene a todos preocupados y, de sobremanera, a trabajadores y Gobierno. También, lógicamente, un poco a la patronal.

Así, después de leer infinidad de explicaciones sobre su causa –hipotecas no sé qué, fondos no sé cual, ejecutivos sin escrúpulos, Gobiernos imprevisores, etc.-, me quedo con lo que bien pudiéramos llamar: “Etapa de perturbación del capitalismo”, que alguien, que no voy a citar, resume, en un capítulo sobre las crisis económicas, con estas reflexiones entre otras: “…el modo capitalista de producción no sólo no es el más perfecto, sino que, por el contrario, llegado a una cierta fase de evolución, entra en conflicto con su propio desarrollo…” “…las crisis económicas son una grave amenaza para el capitalismo y su causa principal es la limitada capacidad de consumo de las masas y la pobreza, en contraste con la enorme capacidad de producción de bienes desarrollada por el capitalismo que el mercado no puede absorber. El beneficio del capitalista desciende bruscamente, las empresas más débiles son eliminadas del mercado…” “…con la constante disminución del número de los magnates del capitalismo crece la masa de la miseria, de la opresión, de la esclavización, de la degeneración, de la explotación, pero también crece la rebelión de la clase obrera, que cada vez es más numerosa y está disciplinada, unida y organizada por el mismo mecanismo del proceso de producción capitalista…” “…el uso cada vez más masivo de las máquinas permite una reducción de la mano de obra empleada en la producción, haciendo nacer así un “ejército industrial de reserva”. El colmo de la desgracia del obrero es el de ser excluido del proceso laboral. Este “ejército industrial de reserva” pesa sobre los trabajadores ocupados y comprime el salario de los mismos, ya que los obreros se hacen competencia, ofreciéndose a bajo precio…” “…la acumulación de riqueza en uno de los polos es, por tanto, al mismo tiempo, acumulación de miseria, tormento de trabajo, esclavitud, ignorancia, brutalización y degradación moral en el polo opuesto, o sea, en la parte de la clase que produce el propio producto como capital…”

Bien, como la solución para atajar el “saqueo” y sus graves consecuencias no nos va llegar del “cielo”, ni la fórmula de Alejandro Magno es la más adecuada, modestamente, abogo por la negociación entre los diferentes “Agentes Sociales”. Ya que, del Gobierno socialista -como no es socialista, innegablemente- poco se puede esperar, pues una actuación valiente implicaría que más de un mal engendro perdiera su posición de privilegio dentro de la estructura mafiosa del grupo, y eso no va a suceder en tan “floreciente periodo democrático” de sus huestes.

Hablo de negociación -no de imposición u obligatoriedad como le gustaría a una de las partes, y sin intervención jurídica-, porque si, como parece, hay dos posturas diferenciadas, la de los “100” (que firma, entre ellos, el Secretario de Estado de Economía, una pena más para la izquierda gobernante que no es sino también la derecha) y la de los “700” (comandada por los dos grandes sindicatos, los “secuestrados” por las ayudas públicas), bien se podría, cediendo un poco cada una en sus posturas radicales, establecer un método que, al menos, temporalmente, mientras pasa la “época de perturbación”, deje satisfechos a todos y que nos lleve a estancar la desvergonzada sangría del desempleo que es ahora la más honda preocupación.

Esos grupos de gurús de la economía, se supone que deben entender, dejando su egoísmo a un lado, que, de manera coherente, se puede cambiar “flexibilidad” por “precariedad” y por “salario” para igualarnos o, cuando menos, acercarnos a las potencias europeas. Y, luego si, estarán los empresarios en su justo derecho de pedir rebajas en las cotizaciones sociales para eso de la competitividad.

Después vendrá, solita, la estabilidad laboral mínima para el desarrollo de la familia, el consumo y la emancipación de los jóvenes.

Y ya mismo, para que la próxima no nos pille, como esta, en “bragas” –si queremos ser potencia económica de élite-, tenemos que “inventar” el automóvil (es una opción). Si, si, aunque se rían los “olímpicos del cardhu” que, para vivir, sólo necesitan ser politicastros, pero Francia, Alemania, Italia, Inglaterra, Suecia, Japón y USA, entre otros, tienen muy desarrollada esa industria y, me da, que les va un poco mejor que a nosotros.

Si me apuran habría que “inventar”, así mismo, el deporte: necesitamos una ADIDAS, una NIKE y, por supuesto, la educación necesaria para consumir lo que hacemos; pero, para eso, es necesario que nuestras empresas ofrezcan la misma o mejor calidad que las foráneas (gastando más en I+D+I y en Formación) y mentalizarnos en el abandono de la “cultura” del vocablo anglo- sajón.

En cualquier caso, con negociación o sin ella, lo digo una vez más: Sin el suficiente poder adquisitivo no hay consumo, sin consumo no hay empresa y sin empresa no hay trabajo. Recurrir al método de la Junta de Extremadura, casi todos funcionarios o personal laboral de la Administración (mal pagados, axiomáticamente), no es la solución, puesto que, la región es, sino campeona, subcampeona en tasa de desempleo (menudo “nudo Gordiano” tenemos). Aunque, eso sí, da votos para ganar todas las elecciones que se pongan por delante.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris