Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Refugiados   Europa   -   Sección:   Opinión

Infierno en el Mediterráneo

El cierre de la ruta del Egeo ha provocado que se reactive más la salida desde Libia
José Manuel López García
martes, 31 de mayo de 2016, 00:44 h (CET)
La crisis de los refugiados está alcanzando proporciones terribles y dantescas. La foto del bebé que ha muerto ahogado en el Mare Nostrum es una imagen que recuerda, que la pasada semana, han perecido ahogados en el mar, más de 700 personas que huían de la guerra y de los conflictos. Y en lo que va de año ya han muerto en el Mediterráneo más de 2.300 inmigrantes. Es una cifra aterradora. Y este lamentable drama humanitario está lejos de desaparecer.

Al contrario, se puede afirmar que va en aumento, ya que desde la costa de Libia muchos refugiados se lanzan en embarcaciones al mar para intentar llega a la costa italiana de Lampedusa. Porque el cierre de la ruta del Egeo ha provocado que se reactive más la salida desde Libia hacia la costa de Italia. Una ruta marítima mucho más peligrosa.

Las palabras de Martín el trabajador humanitario de la ONG alemana Sea Watch que recogió del mar al bebé ahogado son estremecedoras: “Agarré el antebrazo del bebé y puse su cuerpo entre mis brazos para darle calor, como si estuviera vivo…El sol brillaba en sus ojos amistosos, pero inmóviles”.

A ver si esta imagen, de una vez por todas, sirve para que las gobiernos de los países europeos pongan todos los medios posibles, que pueden ser muchísimos, para parar esta muerte masiva de personas en el Mediterráneo. Habría que enviar a estas zonas muchos más barcos de salvamento, y más medios aéreos de reconocimiento y avistamiento y ayuda.

Y también habría que controlar, de mejor modo, la costa de Libia. O, al menos, desde el aire, a través de drones o satélites espía, etc., ver que embarcaciones salen, y realizar un seguimiento de las mismas para proteger su seguridad. Esto puede parecer desproporcionado, pero es posible, y es un dispositivo más que complementaría y reforzaría la vigilancia marítima.

Lo que no puede ser es que se pongan medios escasos, si se tiene en cuenta la magnitud de lo que ya está pasando, y que irá en aumento este verano, con el buen tiempo. Ya que el flujo de refugiados que quieren alcanzar el territorio europeo por mar crecerá en estos próximos meses.

Incluso la Unión Europea, a mi juicio, tiene que dedicar mucho más dinero para atender a los refugiados y acogerlos. Y también para evitar que mueran ahogados en el mar. Es una necesidad humanitaria, y si hiciera falta la colaboración solidaria de Estados Unidos supongo que sería bien recibida.

La imagen de este bebé sin nombre, que ha sido entregado a la Marina Militar italiana para que compruebe, si queda algún pariente entre los supervivientes del naufragio en el que murió, es un símbolo del horror que están sufriendo los refugiados que parecen seres dejados a su suerte. El bebé será enterrado dignamente, pero lo que expresa permanecerá para siempre, y su imagen también.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris