Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Refugiados   Europa   -   Sección:   Opinión

Infierno en el Mediterráneo

El cierre de la ruta del Egeo ha provocado que se reactive más la salida desde Libia
José Manuel López García
martes, 31 de mayo de 2016, 00:44 h (CET)
La crisis de los refugiados está alcanzando proporciones terribles y dantescas. La foto del bebé que ha muerto ahogado en el Mare Nostrum es una imagen que recuerda, que la pasada semana, han perecido ahogados en el mar, más de 700 personas que huían de la guerra y de los conflictos. Y en lo que va de año ya han muerto en el Mediterráneo más de 2.300 inmigrantes. Es una cifra aterradora. Y este lamentable drama humanitario está lejos de desaparecer.

Al contrario, se puede afirmar que va en aumento, ya que desde la costa de Libia muchos refugiados se lanzan en embarcaciones al mar para intentar llega a la costa italiana de Lampedusa. Porque el cierre de la ruta del Egeo ha provocado que se reactive más la salida desde Libia hacia la costa de Italia. Una ruta marítima mucho más peligrosa.

Las palabras de Martín el trabajador humanitario de la ONG alemana Sea Watch que recogió del mar al bebé ahogado son estremecedoras: “Agarré el antebrazo del bebé y puse su cuerpo entre mis brazos para darle calor, como si estuviera vivo…El sol brillaba en sus ojos amistosos, pero inmóviles”.

A ver si esta imagen, de una vez por todas, sirve para que las gobiernos de los países europeos pongan todos los medios posibles, que pueden ser muchísimos, para parar esta muerte masiva de personas en el Mediterráneo. Habría que enviar a estas zonas muchos más barcos de salvamento, y más medios aéreos de reconocimiento y avistamiento y ayuda.

Y también habría que controlar, de mejor modo, la costa de Libia. O, al menos, desde el aire, a través de drones o satélites espía, etc., ver que embarcaciones salen, y realizar un seguimiento de las mismas para proteger su seguridad. Esto puede parecer desproporcionado, pero es posible, y es un dispositivo más que complementaría y reforzaría la vigilancia marítima.

Lo que no puede ser es que se pongan medios escasos, si se tiene en cuenta la magnitud de lo que ya está pasando, y que irá en aumento este verano, con el buen tiempo. Ya que el flujo de refugiados que quieren alcanzar el territorio europeo por mar crecerá en estos próximos meses.

Incluso la Unión Europea, a mi juicio, tiene que dedicar mucho más dinero para atender a los refugiados y acogerlos. Y también para evitar que mueran ahogados en el mar. Es una necesidad humanitaria, y si hiciera falta la colaboración solidaria de Estados Unidos supongo que sería bien recibida.

La imagen de este bebé sin nombre, que ha sido entregado a la Marina Militar italiana para que compruebe, si queda algún pariente entre los supervivientes del naufragio en el que murió, es un símbolo del horror que están sufriendo los refugiados que parecen seres dejados a su suerte. El bebé será enterrado dignamente, pero lo que expresa permanecerá para siempre, y su imagen también.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?

Por un estado de ánimo más armónico

El ser humano tiene que despertar y hacer posible un mundo libre y responsable

Las Ramblas

Sor Consuelo: ¡Divina-mente!

Bella Rusia

Rusia está avanzando y modernizándose, pero le queda una considerable tarea en bastantes aspectos

La tortilla

Cada día surgen a nuestro alrededor –especialmente en los medios- expertos en cocina y en gastronomía
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris