Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

La izquierda salvaje contra el profesor Neira

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 26 de junio de 2009, 01:09 h (CET)
De psiquiátrico. Muy propio de la nihilista España de ZP en que el bien y el mal sencillamente no existen. En “El Plural”, que es ese medio ultrasectario de la izquierda salvaje dirigido por Enric Sopena, ex opusino telepredicador en programas culturales como “La Noria” de Telecinco, Beatriz Gimeno, lideresa de la FELGT ha batido el récord de la inmundicia intelectual y de la miseria moral. Aclaro que la FELGT es la Federación de Lesbianas, Gays y Transexuales cuyos miembros, a diferencia de los de COLEGAS, jamás denuncian la persecución de las personas por razón de su sexualidad si dicha persecución se produce en países de los no libres, o sea, de los que a esta tropa le molan, sea Cuba, sea Irán. ¿Dónde estaba usted, señora Gimeno, la semana pasada cuando un grupo de activistas homosexuales se manifestaban a las puertas de la embajada de Irán en defensa de sus derechos? Juntando letras para insultar a una buena persona.

Y es que la defensora de que el sexo es algo culturalmente impuesto, una construcción social (“la mujer no nace, se hace” –Simone de Beauvoir-) y un instrumento de dominación, por lo tanto político, ha afirmado y se ha quedado tan ancha, que el profesor y periodista Jesús Neira, quien defendiera a costa de su integridad física a una mujer que estaba siendo agredida por su pareja es… ¡un “machista a la antigua”! Claro que la veda de la caza y captura del buen samaritano la abría, en otro artículo infumable y sólo apto para tamagotchis escasitos de entendederas, semanas antes, el propio Enric Sopena, quien llegó a negarle a Neira la condición de demócrata, por eso de declararse lector de Alexis de Tocqueville y no de Gramsci y demás morralla totalitaria adñoradora del Gulag y definirse como liberal y no como socialista.

“Machista a la antigua”. Tal cual, oigan. Ahora va a resultar que el presunto maltratador de Violeta Santander, quien fuera entrevistada a mayor gloria de la telebasura por otra insigne socialista, María Antonia Iglesias, es un liberador y Jesús Neira, el defensor de la mujer maltratada, un peligro para la sociedad que el feminismo radical pretende, a golpe de ingeniería social, crear. Claro que Beatriz Gimeno, que bebe en las reaccionarias fuentes del feminismo radical norteamericano de los años setenta, es la misma señora que, rizando el rizo, ha llegado a denunciar el “machismo gay” que según ella discrimina doblemente a las mujeres: por mujeres y por lesbianas. No quieres taza, toma dos. Por supuesto también el nombramiento de Neira en la Comunidad de Madrid de Esperanza Aguirre ha molestado a esta activista de la ideología de género. No le parece adecuado. Igual le gustaría más que el cargo lo ocupase Antonio Puerta.

Lo cierto es que la paranoica denuncia tiene su lógica. No se puede permitir que los ciudadanos sospechen que esos de “la derecha”, a los que tanto está costando cosificar, son personas, algunas buenas y, como sucede en la izquierda, otras malas. Además, para el feminismo radical socialista que defiende la señora Gimeno; ideología de género que sustituye la marxista lucha de clases por la totalitaria lucha de sexos, actos nobles, donde el bien es el bien y el mal es el mal, deben de ser erradicados. Porque hay que deconstruir la sociedad y alcanzar, a golpe de soma, el mundo feliz de Aldous Huxley.

Así que eso de que el hombre salga en defensa de la mujer, ya saben, ni hablar. Lo progresista según esta tropa debe de ser quedarse mirando viendo cómo el violento le propina una paliza. Eso o negociar con el violento, que tal vez sea, como Otegui, un “hombre de paz”. A saber. Soy incapaz de ponerme en la mente de personas capaces de tanta vileza.

Y desde aquí quiero manifestar públicamente que me sumo al “machismo” del por mí admirado Jesús Neira. Supongo que como la mayoría de ustedes.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris