Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Se aficiona a la Teología (II)

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 26 de junio de 2009, 01:06 h (CET)
POR JESÚS ARTEAGA ROMERO

(Sigue el de ayer.)

“Y un buen hombre se lo lleva
a la fonda de la esquina
y le pide al posadero
que le cure bien la herida
con el vino del amor
y el aceite de la vida”.

“Y el honrado posadero
que dejóle aquel buen hombre
que venía con tal prisa
que no pudo detenerse
para verle aquella herida…
Pero tuvo corazón
y al mesón encargaría
que los gastos producidos
de su cuenta correrían...”

Y se calla ya el buen “profe”
y así da por concluida
la lección inesperada
de una buena teología…

Se impresiona nuestra joven
por las cosas que allí oía
y le dice suavemente
al oído de su amiga:

“Si lo dicho por el “profe”
sigue siempre en esta línea,
yo me quedo aquí contigo
a escuchar las teorías
que nos lanza el profesor
con audacia y valentía…”

“Cuando aquello de Caín,
en la escuela no entendía
que matara a su hermanico
solamente por envidia…”
“Ahora entiendo mucho más;
pues hablar de teología
es honrar a nuestro Padre
que entregó su propia vida
regalándonos a su Hijo,
que en la cruz acabaría;
y enterrado en un sepulcro,
a los tres días salía;
y con Él resucitamos
y cantamos ¡Aleluyas…!,
y me siento responsable
hasta incluso de mí misma…”

“Y el Espíritu me impulsa
a explicar mi teología...
Yo me creo que este “profe”
hoy mi mente así encarrila
que preciso dar al mundo
la lección de teología;
pues me sale de tan dentro
que ha cambiado hasta mi vida
para darla al indigente
y a las gentes más sencillas,
porque son los que sí entienden
y comprenden la doctrina
que Jesús nos predicaba
por las tierras palestinas.”

Y la abuela hasta se ríe
de su propia teología;
teología muy casera,
y en el fondo tan divina
que hasta incluso en su silencio
a las gentes encandila
explicando el Evangelio
con mil gestos y sonrisas…

Y la abuela se mantiene
firme y fuerte allá en su silla,
observando a los curiosos
y absorbiéndose la brisa
que le viene calle abajo
a chocar contra la esquina
en la que ella va engendrando
su talante y su sonrisa.


Jesús Arteaga Romero

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris