Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

El reconocible caso de Silvio Berlusconi

Mario López
Mario López
viernes, 26 de junio de 2009, 01:05 h (CET)
La conducta de Silvio Berlusconi entronca a la perfección con la más rancia tradición imperial romana. Julio Cesar, Tiberio, Claudio, Nerón, Trajano, Adriano o Calígula fueron unos fogosísimos pederastas que se entregaron a las más escandalosas orgías palaciegas, en compañía de sus súbditos menores, con el mismo ímpetu que descuartizaban a sus enemigos en el fragor de la batalla.

De una voluptuosidad exacerbada, los emperadores del antiguo imperio romano, gobernaban con un rigor aterrador. Sólo Tiberio, quizá por su naturaleza más femenina, trató los asuntos de estado con cierta magnanimidad. Quizá Silvio Berlusconi sea una especie de nuevo Tiberio, entronizado sobre el omnímodo poder que le otorga el control absoluto de todos los medios de comunicación y la propiedad del principal club de fútbol italiano; el circo de nuestros tiempos. Pero a diferencia de los emperadores romanos, que se sentían principalmente atraídos por los muchachos, a Silvio Berlusconi parece que le van más las chicas; de momento no se tiene noticia de que haya conocido efebo. Pero nunca se sabe. La experiencia me ha enseñado que cuando uno airea, con apariencia involuntaria, ciertas perversiones, lo hace para ocultar otras más graves. Y con esto no quiero decir que sea más repudiable tener comercio carnal con un menor que con una menor. Pero ya sabemos cual es la opinión mayoritaria de los italianos al respecto. Si se llega a descubrir que el Cavaliere tiene trato carnal con muchachos, no tendrá la menor oportunidad de escapar al linchamiento público. Al modo de Mussolini. De momento, entre sus camisas pardas y sus bacanales, está situado en el territorio de la República de Salo. Luego, ya veremos.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris