Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

En el nombre de la inocencia

José Alfonso Romero
Redacción
miércoles, 24 de junio de 2009, 02:07 h (CET)
(La Rebeldía de Paqui Peña)

En la cadena de terror de la factoría ETA se sigue produciendo la misma maldita industria de crimen y extorsión de siempre. En su diseño y ejecución se siguen utilizando las viejas consignas, los mismos argumentos, la misma lírica bucólica y extraviada para una juventud pervertida por la peor arista de una sociedad que la ha abandonado en las manos de una caterva de maquiavelos desilustrados que, incapaces de afrontar los retos que ésta le demanda, no han cesado de engañarla con las viejas monedas de la cultura, la lengua, la raza, en una palabra, la patria, siempre falsamente idílica y siempre gloriosamente ensanchada al antojo de su voluntad fratricida.

Eso sigue siendo ETA, la anacrónica industria de terror que ha sido siempre y siempre al servicio de los viejos ideales de un racista al que no le quedó más remedio que remendar en lo ideológico con las entonces pujantes recetas del Marxismo. Pero al final de la cadena, allí donde se concreta el macabro producto de su criminal labor, algo ha cambiado, las víctimas lejos de ser silentes bultos en la noche de su tragedia han decidido levantar la voz y exigir no sólo: dignidad, libertad y justicia, sino que han acertado a pronunciar con orgullo sus nombres y el de sus deudos, para que nadie los pueda olvidar, para que todos sepamos que en ellos también nos asesinaron a nosotros.

Las víctimas ya no son las de antes, ellas han evolucionado, en el seno de una sociedad aún no plenamente comprometida, para poner rostro al crimen, para denunciar lo que en él se nos roba no sólo a ellos y a sus maridos, hijos o padres, sino a todos y cada uno de nosotros.

El talante y talento de las víctimas han evidenciado a los ojos de todos que ETA además de trasnochada y criminal, no es sino la maldita caja registradora con la que se nos cobra por algo que supuestamente todos hemos hecho algún día. Paqui Hernández lo ha denunciado. Su rebeldía encarna a día de hoy la esperanza en la medida en que se niega a ser el opaco producto de una vieja maldición, para ser el nuevo y transparente corazón de quien no tiene nada que esconder y nada esconde. De quien no admite ser la viuda de un hombre al que, al igual que antes a otros muchos, alguien ha tratado de culpabilizar hasta el extremo de hacerlo merecedor de tan execrable crimen. Un hombre de cuya inocencia ella conoce mejor que nadie.

Para ella, sus hijos y familia, mi afecto y consideración.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris