Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

En el nombre de la inocencia

José Alfonso Romero
Redacción
miércoles, 24 de junio de 2009, 02:07 h (CET)
(La Rebeldía de Paqui Peña)

En la cadena de terror de la factoría ETA se sigue produciendo la misma maldita industria de crimen y extorsión de siempre. En su diseño y ejecución se siguen utilizando las viejas consignas, los mismos argumentos, la misma lírica bucólica y extraviada para una juventud pervertida por la peor arista de una sociedad que la ha abandonado en las manos de una caterva de maquiavelos desilustrados que, incapaces de afrontar los retos que ésta le demanda, no han cesado de engañarla con las viejas monedas de la cultura, la lengua, la raza, en una palabra, la patria, siempre falsamente idílica y siempre gloriosamente ensanchada al antojo de su voluntad fratricida.

Eso sigue siendo ETA, la anacrónica industria de terror que ha sido siempre y siempre al servicio de los viejos ideales de un racista al que no le quedó más remedio que remendar en lo ideológico con las entonces pujantes recetas del Marxismo. Pero al final de la cadena, allí donde se concreta el macabro producto de su criminal labor, algo ha cambiado, las víctimas lejos de ser silentes bultos en la noche de su tragedia han decidido levantar la voz y exigir no sólo: dignidad, libertad y justicia, sino que han acertado a pronunciar con orgullo sus nombres y el de sus deudos, para que nadie los pueda olvidar, para que todos sepamos que en ellos también nos asesinaron a nosotros.

Las víctimas ya no son las de antes, ellas han evolucionado, en el seno de una sociedad aún no plenamente comprometida, para poner rostro al crimen, para denunciar lo que en él se nos roba no sólo a ellos y a sus maridos, hijos o padres, sino a todos y cada uno de nosotros.

El talante y talento de las víctimas han evidenciado a los ojos de todos que ETA además de trasnochada y criminal, no es sino la maldita caja registradora con la que se nos cobra por algo que supuestamente todos hemos hecho algún día. Paqui Hernández lo ha denunciado. Su rebeldía encarna a día de hoy la esperanza en la medida en que se niega a ser el opaco producto de una vieja maldición, para ser el nuevo y transparente corazón de quien no tiene nada que esconder y nada esconde. De quien no admite ser la viuda de un hombre al que, al igual que antes a otros muchos, alguien ha tratado de culpabilizar hasta el extremo de hacerlo merecedor de tan execrable crimen. Un hombre de cuya inocencia ella conoce mejor que nadie.

Para ella, sus hijos y familia, mi afecto y consideración.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris