Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La triple E

Ángel Morillo Triviño
Redacción
miércoles, 24 de junio de 2009, 01:56 h (CET)
Si bien se mira el ínfimo desarrollo y el escuálido progreso que ha experimentado, en el “periodo democrático”, la región –tiene el mismo PIB que hace 25 años-, al Instituto de Estadística que va a dar a luz la Junta de Extremadura se le debería llamar la Triple “E”: “Estituto Extremeño de Estadística”. Con perdón por lo de “Estituto”, pero seguro que en las UPEX y las Casas de Cultura creadas por el PSEI (Partido Socialista Extremeño Institucional) más de un floreciente de los que se creen progresistas, ¡díganme Vds. a cuento de qué!, así le llamarán. ¡Vamos!, como en la época de Salazar, para no retrotraerme mucho.

Por cierto, en un mitin que este Sr. dio en mi pueblo (cuando su censo era de unas 1.600 personas y entre ellas se contaba al Padre Morillo –sacerdote de la Compañía de Jesús y, seguramente, el cura más ilustre que ha dado esta tierra- que de vivir ahora él si habría excomulgado a toda esta clerigalla residual del régimen por encubridores de la pedofilia y la pederastia que es la Conferencia Episcopal) el Alcalde, no recuerdo su nombre, cuando lo presentó a los ciudadanos lo hizo con estas palabras: “Aquí sus presento a D. Salazar para que lo conozais”. ¡Que lastima!, todavía hay gente ahí; si, en la época de Salazar. ¿Qué no?

En fin…, el consabido Estituto (¡y vuelta con Estituto!, ¡¡Instituto!!), según la Junta, va de la mano del nacional (INE), no es rígido y contempla la colaboración con otros Organismos para evitar duplicidad y costes.

Pues muy bien. Pero, independientemente, de sus más que dudosa necesidad –supongo que ya el INE trata, de alguna manera, todo lo referente a las CCAA- uno se pregunta si aún queda tanta gente sin formar parte de la sinecura para tener que seguir creando Organismos -¿Cuántos van desde que abdicó el Sr. Ibarra?- nutridos de “Altos Cargos” y “Personal de Libre Designación”, en vez de dedicar los dineros a crear infraestructuras, a destruir precariedad laboral (la más alta del Reino, 96% en las féminas) y a pagar un sueldo, sino igual, por lo menos, cercano a la media nacional, a las personas que con su voto cautivo les van a mantener en el poder quien sabe si, quizás, para siempre o, cuando menos, durante unas pocas de generaciones…, por desgracia para la Comunidad y para los que en ella residan.

Pienso que ese Instituto, nos pongamos como nos pongamos –ojalá que servidor yerre-, manipulará los datos y nos ocultará que somos los últimos en casi todos los índices económicos, sociales y políticos; y, ni que decir tiene, que jamás aparecerán en él los datos del número de políticos que tiene la región, sus sueldos, posesiones “reales”, renta, títulos universitarios –el que los tenga-, negocios “camuflados”, etc., etc.; y, mucho menos, las ayudas y subvenciones concedidas y a quienes, ya que, delataría a más de un ex Alto Cargo, familiares, amigos, “colaboradores” o testaferros políticos, e, indudablemente, a alguna que otra Asociación Empresarial y Sindical de las conocidas que firman por un barbecho con tal de obtener la breva correspondiente.

Claro que, visto más positivamente, para que no les llamemos jactanciosos, nos esconderán que si somos los campeones o subcampeones del desempleo, la antedicha precariedad laboral, la pobreza (en aumento cada día que pasa), la improductividad, el despilfarro público, las pensiones (200 € por debajo de la media del País) y, cómo no, de entre los más expuestos al infausto peligro nuclear y, si por fin se consuma el atropello, al “atufe” de la contaminación propia de una refinería de interior.

A fin de cuentas, un Organismo más que tendrán que mantener las rentas del trabajo –el capital ya sabemos que tiene sus “mecanismos” para no pagar; aparte de la protección pública, que aquí, en Extremadura, debería ser más execrable-, ya que, no contamos con ningún Kaká o Ronaldo que con su espléndida cotización (el mismo porcentaje que el de un trabajador que ingrese 17.000€/año, el 24% según la ley Beckham) solucione el coste de la “genuina originalidad” para el desarrollo regional.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris