Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Pido a la Iglesia que deje de presionar a los diputados

Raúl Santiago García López
Redacción
miércoles, 24 de junio de 2009, 01:52 h (CET)
Pido a la Iglesia Católica que deje de presionar a los diputados, porque no tienen derecho a imponer sus creencias religiosas al conjunto de la sociedad española

Quiero mostrar mi indignación ante los intentos de la Conferencia Episcopal de presionar a los diputados católicos para que voten en contra de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, y les quiero recordar que los diputados en el Congreso han sido elegidos por los ciudadanos en virtud de un programa político, y no de sus creencias religiosas.

Ningún diputado tiene derecho a anteponer sus propios prejuicios religiosos y morales al bienestar de los ciudadanos, porque en democracia, cuando se legisla, nunca se debe intentar imponer una determinada visión del mundo, sino abrir las puertas para que dentro del orden que impone la Constitución todos podamos sentir que nuestros principios y valores son reconocidos y respetados.

Quiero recordar a los obispos que de las Cortes generales emana la voluntad del pueblo a través del voto en unas elecciones, y que deberían ser más respetuosos hacia la soberanía popular y no erigirse como la voz de la moralidad porque en todo caso estarían llamando inmorales al conjunto de la sociedad democrática.

Por otro lado, niego que el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo vaya a aumentar el número de abortos.

El objetivo fundamental de la ley es garantizar definitivamente los derechos y la seguridad jurídica de las mujeres que deciden interrumpir voluntariamente su embarazo, la equidad territorial y el acceso a la prestación en la red sanitaria pública y concertada, y reducir el número de abortos que se llevan a cabo es este país.

Para ello se ha incluido en el texto de la ley de una estrategia de salud reproductiva que permitirá que los ciudadanos, especialmente los jóvenes, a más y mejor información y a una educación sexual, que contribuirá a reducir el número de embarazos no deseados, y por ello el número de interrupciones voluntarias del embarazo.

Desde que se comenzó a trabajar en la reforma de la actual legislación del aborto, hemos escuchado auténticas barbaridades, y quiero recordar unas declaraciones realizadas por Soraya Sáenz de Santamaría en las que afirmaba que tras la aprobación de la norma el aborto se va a convertir en un anticonceptivo más.

Duele que una mujer joven sea capaz de hacer ese tipo de demagogia, pero confundir a la ciudadanía forma parte de la estrategia política del PP, que no se va a salir del guión en ningún caso.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris