Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Botella al mar   -   Sección:  

Mitos (y 3)

Fernando Mendikoa
Fernando Mendikoa
martes, 23 de junio de 2009, 23:24 h (CET)
En un año en el que la emoción en la F1 brilla por su ausencia en las pistas (aunque se agradece el esfuerzo que en ese sentido está ofreciendo Sebastian Vettel), ésta se ha trasladado a lo que puede acontecer de cara al próximo año. Las posturas parecen irreconciliables entre la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y la FOTA (que engloba a los equipos que participan en el Mundial), y la ruptura asoma como única alternativa posible. Aunque es precisamente ahí donde entramos en los verdaderos problemas: es mucho dinero como para que Bernie Ecclestone, propietario de los derechos de la F1, ceda sin defender su posición. O incluso cabe la posibilidad de que muera matando, como hacen todos los que a esos niveles (y más arriba) tienen el vil metal como único objetivo en sus vidas. Bueno, no: esos sólo matan, no mueren. En este caso hablamos de unos números escalofriantes: 700 millones de euros, sólo en derechos televisivos. En efecto, demasiado dinero como para decirle adiós tan alegremente. Pero las televisiones tampoco son tontas, y no les apetece gastar por gastar si no van a estar los mejores equipos y pilotos. Y esa es ahora mismo la principal duda.

Por de pronto, la FOTA está decidida a no inscribirse para el Mundial del año que viene, y a romper con la FIA y con Ecclestone, tras el intento de limitar el presupuesto de los equipos a 46 millones para el próximo año. Y aquí entra en juego el nombre de otro elemento de cuidado, como es del también británico Max Mosley, todavía presidente de la FIA (de hecho, ha reconsiderado su decisión de no presentarse a la reelección). Un individuo del que no podemos negar que es cuando menos peculiar, siendo muy benévolos en el adjetivo: la firmeza que demuestra a la hora de cambiar reglamentos a su antojo, dirigir la Federación con mano de hierro, o amenazar a los equipos con una demanda de 1200 millones de euros, choca frontalmente con la debilidad que, ya en la intimidad, siente por los latigazos, y más aún si le son aplicados por damas disfrazadas de nazis. En manos de esos personajes está la actual F1. Y así va, claro. De modo que lo más sensato es pensar en un campeonato paralelo, donde ya no tengan cabida ni el de los millones ni el del látigo con esvástica: ya han hecho bastante daño a este deporte.

Y ahora, cuando ven peligrar su privilegiada posición, aseguran que es poco lo que les separa de la FOTA, y que cualquier problema podría solucionarse fácilmente. Pero Flavio Briatore ha sido tajante al respecto, al afirmar que "el tiempo para el acuerdo ha pasado. Queremos un campeonato con los mejores equipos y pilotos, que la gente tenga la sensación de estar en la F1, no en la GP3 o GP4". El propio mandamás de la escudería Renault es, junto a Ferrari, quien aparece como la cabeza visible del más que posible (y desde luego muy deseable) nacimiento de un nuevo campeonato, hasta el punto de que Mosley le ha acusado de querer ser el nuevo Ecclestone, si bien el italiano ha negado la mayor. Briatore sigue a lo suyo, y asegura que en unos meses este campeonato podría ser una realidad: al parecer, incluiría 17 grandes premios entre el 7 de marzo y el 7 de noviembre, entre los que tendríamos cuatro inéditos, se recuperarían ocho y cinco repetirían. Y es que también los circuitos están al borde de la sublevación.

Por lo demás, Silverstone no ha sido este domingo talismán para los británicos, ni mucho menos: Button no pudo pasar de la sexta plaza, aunque sigue liderando holgadamente el Mundial, mientras que McLaren volvió a naufragar. Año para olvidar el de la escudería con más mentirosos por metro cuadrado: y eso que Ron Dennis ya no está. Pero ya se encarga Hamilton de hacerlo por dos, como ocurrió en Australia, cuando sus mentiras provocaron que el bueno de Trulli se quedara sin podio (el italiano fue castigado por adelantarle con "safety car" en pista, pensando que Lewis tenía problemas mecánicos, aunque no era sino una mera treta del inglés). Pero los comisarios se encargaron de poner las cosas en su sitio, una vez revisadas las conversaciones entre él y el equipo: Trulli recuperó su lugar en el podio, y McLaren estuvo cerca de ser incluso expulsado del campeonato. Y visto el desastroso Mundial que están haciendo, habría sido el mayor favor que les podrían haber hecho.

También en Hungría en 2007 Hamilton hizo de las suyas, cuando le jugó una mala pasada a Alonso en los entrenamientos, algo que al asturiano le costó la pole (y partir cinco puestos atrás como castigo) y que bien pudo ser la razón de que perdiera el Mundial aquel año, si hacemos cuentas. O no, porque en el fondo no es sino hablar de "F1-ficción", puesto que todo habría variado notablemente a partir de esa carrera. Pero que había hecho merecimientos para ganarlo es indudable. Al final, el caos total en el que Ron Dennis convirtió un equipo ganador provocó que ni Alonso ni Hamilton lograran el título, y que de rebote se lo llevara nuestro amigo Kimi, ese hombre al que parece que todo le da igual, que nada va con él. ¿Será también así cuando le enseñen la puerta de salida de la Scuderia? Algo que parece cada vez más cercano.

Y es que en Ferrari, como en casi todos los equipos, están pensando ya más en el año que viene, y Vettel comienza a sonar con fuerza como posible fichaje: a su indudable calidad y juventud (21 años), se añade que el mismísimo Schumacher le nombrara como su sucesor. Y esa es una carta de presentación como pocas: y más aún en el equipo italiano. Y ya decimos que todo indica que será Raikkonen el sacrificado. Hay quien va más allá, y ve una dupla roja formada por Vettel y Alonso, con lo que la Scuderia se aseguraría un piloto de garantías, como el español, junto a una joven promesa que va camino de emular a su compatriota Michael Schumacher. Esto no sólo implicaría la marcha también de Massa, sino (sobre todo) las bien fundadas dudas de cómo podría funcionar ese tándem, puesto que Vettel es a estas alturas bastante más que un novato dispuesto a ser un mero lugarteniente.

Por ahora, el único incentivo que nos queda es ver si el alemán será o no capaz de poner en aprietos la (por ahora) triunfal marcha de Button en el campeonato, y sobre todo ver si los equipos llevarán su determinación hasta sus últimas consecuencias y asistimos al nacimiento de una nueva F1. Y esto es muy posible que acabe sucediendo, y no sólo por lo apuntado anteriormente. A fin de cuentas, en este mundo es el dinero el que lo mueve todo, y así como Mosley/Ecclestone harán lo imposible por seguir teniendo en su poder a la gallina de los huevos de oro, los equipos buscarán repartirse la tarta entera, sin compartirla con nadie más. A esos altos niveles (deportivos, políticos…. da igual), donde tantos intereses hay en juego, existe una fórmula que nunca falla: seguir la pista del dinero. Siempre te acaba llevando a la verdad.

_________________________________________________

Nota Diario Siglo XXI:
El servicio de mensajes queda temporalmente suspendido en esta columna (tras la petición del periodista) debido al inapropiado uso que del mismo ha venido haciendo una persona, que lo ha utilizado para atacar al autor y al medio de forma repetida. Por ello, la empresa se reserva además el derecho a emprender las acciones judiciales que estime oportunas contra dicha persona. Sentimos las molestias que la cancelación temporal del servicio pudiera ocasionarles, y esperamos poder reiniciarlo a la mayor brevedad posible. Les recordamos, asimismo, que entre las normas que deben cumplir todos los mensajes que se publiquen en este medio está la del uso de un lenguaje apropiado, y que aquellos que no cumplan todos los requisitos de forma íntegra serán automáticamente eliminados. Gracias por su colaboración.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris