Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Sureños nerviosos como monos

Kathleen Parker
Kathleen Parker
sábado, 20 de junio de 2009, 22:56 h (CET)
Rusty DePass, el activista Republicano natural de Carolina del Sur que gastó “la broma” infame de que un gorila fugado del zoológico era probablemente ancestro de Michelle Obama, ha aprendido el significado de "un pedazo de problema."

Su momento ejemplificador ha proporcionado munición en abundancia a un amplio abanico de polémicas, incluyendo lo que parece ser racismo en abundancia en el Sur profundo.

DePass, ex secretario de la Comisión Electoral del estado, ha pasado por casi todos los misterios de la Cruz disculpándose por sus comentarios los últimos días. Realizados originalmente en su página de Facebook en lo que él pensaba que era una conversación privada con un amigo, los comentarios fueron recogidos por un bloguero político local, Will Folks (el antiguo director de comunicaciones del Gobernador Mark Sanford), que los colgó en su página web, FITSNews.com.

En menos de lo que se tarda en decir "queso horneado," los comentarios se propagaban por doquier. Y DePass – que no es ni funcionario público ni, oficialmente, portavoz del Partido Republicano – ha perdido su trabajo en el sector inmobiliario y ha sido ajusticiado en una serie de condenas públicas.

Hasta el momento, se ha disculpado en dos ocasiones, incluyendo una el miércoles en rueda de prensa convocada por la sede estatal de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color. Los congresistas Demócratas de la Cámara Alta de Carolina del Sur han intentado en dos ocasiones aprobar una resolución expresando su pesar a la primera dama, pero fueron derrotados por la mayoría Republicana. Más de 400 personas se han unido a un grupo de Facebook con el nombre de "Rusty DePass es un insufrible montón de basura."

¿No ha sido DePass castigado a fondo aún? Hasta Folks, que dio a conocer la noticia, dice que la reacción ha sido desmesurada:

"Lo que dijo estaba fuera de lugar, pero la respuesta también está fuera de lugar. De ninguna manera alguien que trabaja en el sector privado debería ser obligado a abandonar su empleo por comentarios así. Tenemos que equilibrar el respeto a todas las razas y culturas, que es un ingrediente esencial para el tipo de sociedad que queremos ser, pero debe de haber cierta dosis de proporción."

Siendo claros, los comentarios de DePass (BEG ITAL)fueron(END ITAL) racistas y no hay forma de verlo de otra manera, como intentó al principio. Las bromas racistas han pasado a ser frecuentes desde la elección de Barack Obama, y tristemente, siguen apareciendo en sectores Republicanos.

La pasada primavera, Folks escribía acerca de un congresista estatal Republicano que tenía sobre su escritorio un folleto que mostraba a unos negros huyendo de Obama, que estaba prometiendo puestos de trabajo a todos los afroamericanos. En otro incidente reciente, uno de los miembros del gabinete de la Senadora estatal de Tennessee Diane Black envió por correo electrónico una orla de todos los presidentes estadounidenses. El espacio de Obama era negro azabache con dos grandes ojos.

Estos folletos, bromas y payasadas no son incidentes aislados, sino que forman parte de una desagradable cultura subyacente de racismo enconado. Habiendo vivido en Carolina del Sur los últimos 20 años, vengo notando que la gente que dice cosas racistas nunca piensa en ella misma como racista. Lo que significa eso, por supuesto, es que nunca va a actuar en función de sus posturas. Hasta pueden encontrar ofensiva la palabra negrata.

Pero harán chistes racistas subidos de tono igual que hizo DePass – o repartirán folletos que retratan a Obama de manera despectiva. ¿Ha visto la fotografía de la camioneta aparcada delante de la Casa Blanca? ¿O el libro sobre monos que estaba expuesto por casualidad en un expositor de libros de Obama en Barnes & Noble en Coral Gables, Fla.?

DePass no es el único ni por asomo. Pero ha sido arrojado a los lobos en una especie de ritual purificador espontáneo. Tras décadas de vergüenza causada por el pecado original de ese estado – por no hablar de ser el trasero de las bromas de la nación – los habitantes de Carolina del Sur están cansados de ser humillados.

Bud Ferillo, el ejecutivo de relaciones públicas que viene encabezando un movimiento de reforma educativa en Carolina del Sur a través de su documental “La franja de la vergüenza," reconoce que la humillación es clave en la apasionada reacción a la debacle de DePass. También tiene esperanzas de que salga algo bueno de ello.

"Lo que brilla por su ausencia en nuestro estado es un debate honesto entre razas que conduzca finalmente al perdón. Seguimos posponiendo la reconciliación de una generación a otra porque nuestra vergonzosa historia de esclavismo y segregación es dolorosa para ambas partes. Al mismo tiempo, creo que la mayor parte de los habitantes de Carolina del Sur son detractores de las políticas raciales."

Los comentarios de DePass a un amigo, tan decepcionantes como fueran, claramente no pretendían causar ningún daño y el castigo puede haber superado al delito. Al mismo tiempo, esta perjudicial forma de racismo pasivo ha quedado en evidencia como el veneno que es.

Si los Republicanos quieren volver alguna vez a ocupar el Despacho Oval, tendrán que purgar su partido de este aire enrarecido.

____________________

Diario SIGLO XXI dispone de los derechos de publicación en exclusiva para medios digitales españoles de este y muchos otros columnistas del Washington Post Writers Group.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris