Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   Coaching   -   Sección:   Opinión

Como decir no educadamente

Agradece, cero excusas, y un toque emocional
César Piqueras
@cesarpiqueras
sábado, 28 de mayo de 2016, 11:06 h (CET)
Me habrás escuchado mil veces hablar sobre el arte de decir no, poner límites, y eliminar todo lo que sobra y no aporta valor, pero algunas personas tienen problemas para hacerlo, porque no encuentran la forma de hacerlo de forma sutil y correcta. Hoy te daré tres consejillos sobre cómo decir no educadamente.

Agradécelo
Nada mejor que agradecer el gesto a la otra persona.

“Gracias por tu invitación”
“Es un honor que hayas pensado en mi”
“Me halaga mucho que me pidas esto”.
“Gracias por tu email”.
“Agradezco mucho tu interés”.

En fin, ya sabes. Si se agradece, todo sale mejor.

No pongas excusas
Cuando alguien te dice que “no”, pero se justifica, está perdiendo toda la seguridad, convirtiéndose en la típica persona que para decir “no” busca una excusa. Eso no muestra ninguna seguridad.

Además, todas las excusas son generalmente inventadas.

“¿Podríamos tomar un café la semana que viene?” – “No, es que tengo la agenda llena.” Excusa. Si no te apetece o no está en tu lista de prioridades, mejor que no digas nada.

La clave reside en ser directo, pero mantener la sonrisa y mirada a los ojos a la otra persona. Eso mantendrá la compostura adecuada para la situación.

Por email es más fácil. Puedes empezar probando por email, para más tarde atreverte a decirlo en persona. Cuando lo hagas, sentirás que hay una lucha en tu interior, la lucha de tu parte complaciente con tu parte más auténtica. A todos nos ocurre.

Incluye un toque emocional, un “Lamento” o “Siento”
Nada mejor que darle un punto emocional a la situación y añadir una palabra de este tipo, es un comodín que viene genial cuando uno tiene que denegar una invitación o decir que no a un proyecto.

Si después del lamento incluyes un “mucho” será todavía más polite.

En las últimas semanas he repetido estas técnicas repetidas veces, y me he dado cuenta de que funciona a la perfección.

Así que la expresión final quedaría algo así, incluyendo todas las técnicas descritas:

“Agradezco mucho tu invitación al congreso de este año. Lamento mucho no asistir”.
“Gracias por tu interés. Siento mucho no facilitarte la información que precisas”.

En fin, simple y sencillo: agradece, cero excusas, y un toque emocional.

Que tengas un gran día.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris