Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

El aborto, la Iglesia, José Blanco, mis lectores y yo (si cabemos todos)

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 20 de junio de 2009, 03:30 h (CET)
Soy católico, mea culpa. Espero que la generosidad de ustedes me sepa perdonar. Lógicamente estoy contra el aborto. Digo “lógicamente” no porque por ser católico tenga que opinar necesariamente como la Iglesia, aunque en este caso sea así. Digo “lógicamente” porque aunque sea llevar la contraria a la “modernidáz”, a la ola progre y a la corriente social no creo que abortar sea ningún progreso. No termino de pillar donde enlazan el progreso y el aborto, no termino de encontrar cuál es el nexo común. Por eso, “lógicamente” estoy contra el aborto. Por favor, no me insulten demasiado, nunca me gustó ir a favor de las corrientes sociales, soy rarete, siempre he preferido llevar la contraria al mundo.

En lo que espero mis lectores no me condenen es en defender el derecho de la Iglesia Católica a aconsejar a sus fieles al respecto de la fe católica… sean viandantes, conductores de ciclomotor… o diputados con derecho a apretar el botoncito del voto en el Congreso. Y defiendo también el derecho de la peña “Vivan las corbatas” a obligar a todos sus afiliados a acudir encorbatados a sus reuniones sociales. Y también defiendo el derecho de los directivos de la peña “Viva la ensaladilla rusa” a obligar a todos sus socios a comer ensaladilla rusa con pimientos morrones en sus reuniones bimensuales siempre que no coincidan con la luna llena. Así que espero comprensión por apoyar que la Iglesia católica diga a sus fieles qué está bien y qué está mal… para los católicos.

El problema no es de la Iglesia, sino de los que viven tan intensa contradicción como deben vivir los católicos militantes de este ultra abortista PSOE. Tendrán que elegir si les gusta lo que dicen sus obispos o lo que dicen sus secretarios, sus vicesecretarios, sus tesoreros y sus presidentes comarcales. En esa contradicción viven algunos y tendrán que resolverla ellos. Entiendo además que muchos de los cristianos por el socialismo hace tiempo que lo resolvieron y lo tienen muy claro, importa el socialismo y la disciplina de partido, la Iglesia importa… a duras penas. Conozco a algunos, nunca les veo oponerse a su partido, cabe suponer que lo hacen en sus reuniones internas, siempre les veo oponerse pública y altaneramente a la Iglesia. Tampoco importa, toda iglesia se ha distinguido siempre por tener muy buen pararrayos.

Así que pido que aquellos que creen que abortar es progresar, que abortar más es progresar más, que abortar a los dieciséis es progresar desde los dieciséis, que abortar sin permiso ni conocimiento de los padres es progresar sin permiso ni conocimiento de los padres que me expliquen dónde está el nexo común entre aborto y progreso, entre aborto y avance social, entre abortar más y progresar más.

Y lo dicho más arriba: por favor, no me insulten… demasiado.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris