Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Tendencioso y oportunista, Zapatero mima a Catalunya

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 19 de junio de 2009, 04:27 h (CET)
Siempre hemos sostenido que estos sujetos de la izquierda son unos verdaderos artistas (no me refiero a los de la farándula aunque, pensándolo bien, también) en lo que Eva practicó por primera vez en el Paraíso terrenal, o sea, vender aire como si fuera oro de 24 quilates. Ya sabemos que, el señor ZP y su ejecutivo, se encuentran en una situación desairada debido a que sus planes de engatusar a la ciudadanía están empezando, por la indestructible fuerza de los hechos probados, a fallar y ya son muchos de sus antiguos votantes los que están comenzando a replantearse si la decisión de votarles no fue un pronto anti PP y si no hubiera sido preferible continuar como estaban, con su trabajo, con su cochecito, con su hipoteca que podían sufragar en cómodos plazos y con sus salidas semanales al campo y a comerse una buena paella, que es de lo que gozaban cuando quien gobernaba el país no eran los salvadores de los trabajadores, los conocidos herederos de los que dinamitaron la II República en octubre de 1934, (aunque, ahora, a tiro pasado, se olvidan de que fue el señor Prieto quien organizó aquel sarao para derrumbar al gobierno de derechas de entonces, legítimamente elegido en las urnas). Fuere lo que fuese, la realidad es que nos hallamos en una situación en la que las arcas del Estado están tan secas como el desierto del Sahara y es preciso sacar, de donde fuere, aun buscando debajo de las piedras, las cantidades necesarias para pagar a los, cada vez más nutridos, grupos de desempleados ( se calculan que harán falta 17.000 millones de euros para ello) y para cumplir con algunas de las promesas fallidas de las tantas que, de forma imprudente y sin base económica alguna que lo respaldase, prometió para captar votos que lo aupasen al poder, nuestro señor Zapatero.

En Ferraz soplan vientos de pesimismo, las europeas fueron un fiasco y los catalanes están soliviantados con el tema del financiamiento. ZP ha puesto a sus huestes en pie de guerra. Se impone recuperar la confianza de aquellos que fueron un puntal del partido en las pasadas elecciones legislativas y, para ello, hay que vender en Catalunya que tanto el Presidente como todo el Ejecutivo están dispuestos a volcarse sobre los catalanes, aunque saben que, dónde les aprieta el zapato, quizá se encuentra en otros lugares de España que están pasando por situaciones más delicadas que las de la opulenta Catalunya. Los números no salen, las agencias de valoración de riesgos amenazan de nuevo con devaluar nuestra deuda y una serie de nuestros bancos importantes ya han padecido en sus propias carnes los efectos de tales devaluaciones. Nuestra Deuda Pública, aparte de estar sobredimensionada, tiene dificultades en ser recolocada y para poder competir con otras, como la alemana o la francesa, debe primarse con un interés que compense el riego que asume quien la adquiera. Ha llegado el momento de aumentar los impuestos a los ciudadanos como remedio a la falta de liquidez del Estado, lo que no hará más que empeorar la situación porque entraremos en una espiral muy peligrosa en la que a la deflación y la falta de consumo se va a añadir un factor nuevo que puede contribuir a acrecentarla, la disminución del poder adquisitivo del ciudadano.

Y, en estas, nos sale el señor Presidente y nos deja sorprendidos al volverse con los brazos abiertos hacia los catalanes para ofrecerles, por enésima vez en esta legislatura, el convertirlos en los “niños bonitos” de las autonomías, en las niñas de sus ojos y para ello, aparte de pasar por el duro trance de tener que abrazar al hirsuto Carod Rovira, no se ha cortado un pelo a la hora de hacer promesas altisonantes, demostraciones de cariño y aprecio para el Tripartit y, lo más sorprendente en personaje tan poco amigo de datar sus promesas, atreverse a decir que la financiación del Estatut, esta lluvia de millones procedente de la Cornucopia imaginaria escondida en un lugar desconocido de la imaginación utópica de Zapatero, va a hacerse efectiva antes del 17 del próximo mes de Julio. Pero toda esta parafernalia se desarrolla en una demostración del más puro estilo neroniano, entre fastos de inauguraciones y festejos de autobombo, encargados de dar la sensación de que una obra que se ha prolongado más años de los previstos, que se proyectó y comenzó precisamente en años del gobierno del PP, ha sido el fruto de las ayudas de Zapatero al gobierno catalán y que no ha sido más que el despertar de una nueva era, un antes y un después de la gloriosa resurrección de una renacida Catalunya donde la crisis no será más que un doloroso recuerdo y la prosperidad regresará a todos los hogares catalanes bajo los auspicios de un Tripartit orgulloso y querido de todos.

¡De ilusión también se vive! Basta, para darse cuenta de la frivolidad que se encierra en tales demostraciones teatrales, ver las páginas últimas de rotativos, como La Vanguardia, y darse cuenta de la cantidad de ERE’s que cada día las inundan, los últimos los de la Pirelli y de aquella empresa, la Nissan, que hace dos días parecía que iba a reflotar, pero que la fuerza de la recesión la ha vuelto a la realidad y ya tiene en marcha una reducción de 600 empleos.

Todos aquellos floreos y fuegos artificiales, con los que la señor Salgado quiso regalarnos al inicio de su mandato como vicepresidenta, no han resultado ser más que falso placebos, como lo es la famosa inauguración de la T1 catalana con la que se les ha querido tapar la boca a aquellos que, quieran o no, van a tener que sufrir rebajas en sus aspiraciones de financiación porque va a ser muy difícil que el Estado pueda cumplir con una cantidades que, en estos momentos, está lejos de tener disponibles. Pero Zapatero ha cometido otra torpeza, una de las que son fruto de su improvisación y que, en tantas otras ocasiones, le han representado el tener que rectificar, no siempre con la brillantez necesaria; ha insistido en anunciar que los catalanes van a recibir una financiación “per capita” superior a la media de todas las autonomías. No sé si lo que dijo era lo que pensaba o le salió así, pero lo que si es cierto es que enseguida ha puesto la mosca detrás de la oreja del resto de comunidades, porque es obvio que la comunidad catalana tiene la fama de ser una de las más prósperas de España, hasta los mismos catalanes presumen de ello al compararse, con una cierta petulancia, con otras como pudiera ser Extremadura o la misma Andalucía. Lo cierto es que, estando como está España, con las dificultades por las que están pasando los ciudadanos y el desempleo que nos invade, resulta muy llamativo que el Presidente, por claro motivos electorales y buscando el apoyo político de los partidos catalanes para seguir gobernando; se muestre tan parcial y tendencioso a favor de una comunidad que, si bien tiene sus problemas, no se puede decir que, salvo que sea por motivos políticos, como ocurre, tuviera que ser la más favorecida en el reparto de ayudas económicas. O, al menos, esto es lo que pienso.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris